Una mina de litio subterránea y otra a punto de ver la luz en Cáceres

Share

 

Aragón, Cataluña, Extremadura y la Comunidad Valenciana competían por la gigafábrica de baterías con capacidad de hasta 40 GWh / año que Volkswagen anunciaba en España desde principios de pasado año. A finales de 2021, Volkswagen aún no confirmaba a pv magazine la posible ubicación en España de su fábrica, pero finalmente, Sagunto será el emplazamiento de la gigafactoría. El proyecto cuenta con una inversión prevista de cerca de 3.500 millones de euros y generará alrededor de 3.500 puestos de trabajo a finales de esta década.

No obstante, Extremadura cuenta con dos de los principales yacimientos de litio de Europa, uno junto a la ciudad de Cáceres y otro en el municipio, también cacereño, de Cañaveral.

La concesión para explotar el segundo parece estar a punto de ver la luz: la empresa Lithium Iberia presentó ante la Junta octubre de 2021 su proyecto extractivo, que estaría a punto de ser sometido a información pública. Se prevé una inversión de más de 300 millones de euros, que dará trabajo a más de 400 empleados, en una explotación de 25 años*, con los seis primeros a cielo abierto y los restantes en subterráneo para una producción media de 2,3 millones de toneladas de litio por curso, así como 30.000 de hidróxido de litio. Además, el proyecto incluye un programa de restauración del terreno en el tercer ejercicio tras el comienzo de las labores de extracción.

La planta piloto de celdas de baterías que Phi4tech impulsa en el municipio toledano de Noblejas comenzó a construirse en junio y estará operativa pronto. La compañía cuenta allí con el laboratorio avanzado de investigación en España de celdas de baterías, y el pasado año anunció, junto con el presidente de Extremadura, que esta planta forma parte de un proyecto integral de almacenamiento energético en el que también se incluye la extracción de litio en la mina de Las Navas. La extracción de litio empezará a comienzos de 2023 con 318 millones de inversión.

 

Dos proyectos, distintas realidades

Cáceres dispone de la segunda mayor reserva de litio de toda Europa: San José Valdeflórez es el segundo mayor depósito (tipo “hard rock”) de este mineral del continente, pero el proyecto planteado para su explotación no termina de prosperar.

Su explotación parece estar viviendo distinta suerte que el de Lithium Iberia: en 2016, la Junta de Extremadura aprobó los permisos iniciales para el desarrollo del proyecto de mina de litio San José Valdeflórez después de convocar un concurso que se adjudicó la empresa Valoriza Minería, filial del grupo Sacyr. Poco después, la minera australiana Infinity Lithium se hizo con el 75% del proyecto y se creó la joint-venture Tecnología Extremeña del Litio (TEL).

En 2020, Infinity Lithium firmó un Memorando de Entendimiento y un acuerdo de colaboración con el comité directivo de EIT InnoEnergy, plataforma de la Unión Europea para inversiones de capital, con el fin de avanzar en el proyecto de mina de litio San José Valdeflórez. Sería el primer proyecto de litio en conseguir financiación europea, y la empresa cerró dos ampliaciones de capital en el mismo año: la primera, por unos 550.000 euros, en abril; y la segunda, por 1,35 millones de euros, en el mes de septiembre.

No obstante, la Junta de Extremadura canceló el permiso de investigación al proyecto San José Valdeflórez porque, según esta, no cumple la normativa urbanística del Ayuntamiento de Cáceres, cuyo Plan General Municipal prohibiría la actividad solicitada en suelo no urbanizable. Valoriza Minería ha interpuesto un recurso contencioso-administrativo pendiente de resolución. Además, en marzo, de este año, el Juzgado de lo Contencioso Administrativo n.1 de Cáceres ha desestimado el recurso que presentó TEL contra la sanción de 26.500 euros impuesta por el Ayuntamiento de Cáceres por “infracción urbanística grave” en el paraje de Valdeflores durante las prospecciones realizadas en el yacimiento de litio.

Nueva empresa española

Este año ha entrado en escena Extremadura New Energies (ENE), nueva empresa con sede social y fiscal en Cáceres, filial de Infinity, que ha surgido para que el proyecto, cuya configuración se ha modificado, sea gestionado por una compañía española, con directivos españoles y garantizando que el valor añadido que se genere se quede en la capital cacereña.

El proyecto de ENE no se plantea solo como un proyecto minero, sino que es un proyecto integrado de reconversión industrial para la creación de una planta única en Europa. «Actualmente, el proyecto está en pleno proceso judicial, ya que los tribunales tiene que pronunciarse sobre el permiso de investigación. Nuestra previsión es que entre julio y septiembre pueda haber una resolución y. en ese mismo momento. si es positiva presentaríamos el nuevo proyecto, que ya está avanzando», dice a pv magazine un portavoz de la empresa.

Ramón Jiménez Serrano, CEO de ENE, ha indicado que la compañía “ha escuchado a la sociedad cacereña y ha hecho un gran esfuerzo” para modificar el planteamiento inicial de mina a cielo abierto. El proyecto en el que se trabaja actualmente se basa en una extracción 100% subterránea. “En la práctica esto supone que ni se va a modificar ni se va a afectar el paisaje de la Montaña en ninguna medida”, apunta.

Además, el nuevo proyecto contempla el uso del 100 % de energías renovables (con certificado de energía verde o fuente fotovoltaica directa, según se afirma en la presentación del proyecto), y con hidrógeno verde en lugar de gas natural para alimentar el horno –lo que se realizará con el apoyo de Thyssenkrupp–. También se contará con vehículos eléctricos y con un proceso completo de reciclaje de materiales inertes. “Este proyecto será líder mundial en credenciales medioambientales”, dice la promotora.

Uno de los recursos más importantes en una explotación de litio es el agua. El proyecto inicial que presentó Infinitiy Lithium aseguraba que se utilizaría agua reciclada procedente, por un lado, de la depuradora de aguas residuales; y, por el otro, de los relaves y recirculada del proceso a través de su purificación. Ramon Jiménez dice que en este nuevo proyecto se usarán y posteriormente se reutilizarán aguas residuales tras aplicarles un tratamiento terciario.

Este mismo año, ENE, la Agrupación de Empresas Innovadoras – Clúster de Movilidad Eléctrica de Extremadura (CarEX) y la asociación empresarial Loabre han firmado la Alianza para el desarrollo del sector industrial de Cáceres y el impulso de la movilidad eléctrica. «No hemos tenido respuesta de la gente de la Plataforma, a la que le solicitamos formalmente una reunión hace más de un mes. Y lo mismo ocurre con el alcalde de Cáceres, que tampoco nos ha dado respuesta. Sí ha habido encuentros con diversos representantes de los gobiernos central y regional», dice a pv magazine el portavoz de ENE.

Por otro lado, ENE ha llegado a acuerdos con la Unión Europea para impartir cursos sobre baterías e hidrógeno verde en la región. De salir adelante, el proyecto contempla una inversión de más de 600 millones de euros, se generarán unos 1.500 empleos directos durante la fase de construcción, y 700 durante la fase operativa.

 

*Información actualizada por la empresa el 6 de mayo; en un principio se hablaba de 19 años.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.