Iberdrola invierte en Smart Cities y movilidad sostenible

Share

i-DE, la nueva marca de la actividad de distribución eléctrica de Iberdrola en España, invertirá 600 millones de euros en los próximos diez años con el objetivo de contribuir a que los principales municipios del país evolucionen en su transición hacia una ciudad inteligente o smart city.

Las inversiones en este proyecto irán destinadas, principalmente, a un mayor desarrollo de la red de distribución eléctrica, para integrar recursos energéticos clave para una ciudad inteligente. También se pretende aumentar la inteligencia de la red de distribución para potenciar la digitalización y mejorar la calidad de información y servicio.
i-DE, que ya trabaja en esta iniciativa con media docena de Ayuntamientos y Comunidades Autónomas, prevé extender el proyecto a más de 40 municipios españoles durante 2019, incluyendo capitales de provincia y ciudades de más de 100.000 habitantes, en las regiones en las que opera como distribuidora.

El trabajo de i-DE, en colaboración con las administraciones locales y regionales, se centra en cuatro áreas estratégicas para una ciudad inteligente, desde la perspectiva de la red de distribución eléctrica, que incluyen la movilidad eléctrica, las infraestructuras de redes, la eficiencia en el uso de la energía y la sensibilización ciudadana:

  • Movilidad. i-DE pone a disposición de Ayuntamientos su conocimiento de las redes eléctricas para impulsar un plan de despliegue de puntos de recarga eficiente y económico, accesible a todos sus ciudadanos;
  • Infraestructura. Potenciación del desarrollo, la innovación y digitalización de las redes para seguir mejorando en aquellos aspectos que intervienen en la calidad de suministro y la atención a los ciudadanos.
  • Energía. Búsqueda de soluciones energéticas sostenibles y mejora en la eficiencia del uso de la energía, apoyándose en el valor de los datos que la red inteligente proporciona a los ciudadanos y las administraciones.
  • Cultura. Generador de contenido y, a través de tecnologías de la información, de datos a nivel municipal de la red de distribución, relacionados con (1) el consumo eléctrico, tanto en el municipio, como el de los vehículos eléctricos; (2) generación renovable y (3) penetración de la movilidad eléctrica; todo ello para fomentar una gestión óptima y contribuir a la concienciación ciudadana.
    Las iniciativas de la actividad de redes de distribución de Iberdrola para promover un modelo energético más limpio, eficiente y sostenible pasan también por favorecer la integración del vehículo eléctrico.

i-DE ha desplegado cerca de 11 millones de contadores inteligentes y la infraestructura que los soporta, así como la adaptación de alrededor de 90.000 centros de transformación, a los que ha incorporado capacidades de telegestión, supervisión y automatización.

Además, Iberdrola ha entrado en el accionariado de Wallbox, firma de referencia en Europa en soluciones de recarga de vehículos eléctricos. La empresa ha completado una ronda de ampliación de capital de 15 millones de euros, que ha encabezado Iberdrola junto con otros dos coinversores, y a la que también han acudido algunos de los socios actuales de Wallbox. La inversión recibida permitirá a Wallbox afianzar su posición en el mercado de movilidad eléctrica y afrontar su expansión internacional.

Esta operación refuerza la alianza comercial que mantenían ambas empresas y, en el caso de Iberdrola, se enmarca en el Plan de Movilidad Sostenible de la compañía energética, que contempla el despliegue de 25.000 puntos de recarga de vehículo eléctrico en España hasta el año 2021, así como en otros mercados internacionales donde opera. El plan incluye la instalación de estaciones de recarga rápida, superrápida y ultrarrápida (al menos cada 100 kilómetros) en las principales autovías y corredores del país durante 2019.