El Gobierno anuncia nuevas subastas de renovables para el segundo semestre del año

Share

Esta batería de medidas se basa en cuatro puntos. El primero de ellos hace referencia a la regulación del acceso y conexión a red de nueva potencia, y regula un nuevo mecanismo de subastas para dotar a las renovables de un marco predecible y estable. El segundo punto se centra en el impulso de nuevos modelos de negocio como el almacenamiento energético, la agregación de la demanda y la hibridación, entre otros. El tercero aborda fomentar las mejoras en procesos de eficiencia energética, a través de flexibilizar el Fondo Nacional de Eficiencia Energética. El último punto establece medidas para impulsar la actividad económica y el empleo tras la crisis originada por la pandemia del Covid-19.

Además, el nuevo Real Decreto-ley simplifica y agiliza la tramitación de proyectos renovables y su infraestructura eléctrica, eliminando de ese modo algunas de las barreras que impedían su puesta en marcha.

Respecto al apartado correspondiente a las subastas energéticas, el Gobierno ha anunciado la celebración este mismo año de un nuevo sistema. En este nuevo marco, la variable sobre la que se pujará será el precio de la energía, en lugar de la capacidad a instalar. El proceso distinguirá entre tecnologías y estarán orientados a la eficiencia de los costes. Según la fuente de generación y la tecnología asociada, se valorarán criterios como las características técnicas, la capacidad de gestionar la generación eléctrica, la superficie, los criterios de localización y la madurez tecnológica, entre otros.

Además, las comunidades de energías renovables tendrán su oportunidad para poder competir por el acceso al marco retributivo en nivel de igualdad con otros participantes. Con la finalidad de favorecer proyectos piloto e instalaciones de pequeña envergadura, la norma permite que no deban acudir necesariamente a la subasta para percibir la retribución estipulada.

Este nuevo sistema abre un abanico de nuevas posibilidades para tecnologías menos convencionales, así como la oportunidad a nuevas empresas de participar en la matriz energética de España. Una matriz que, tal y como consultaba este medio con diversos agentes del sector para conocer la necesidad o no de celebrar subastas, podrá asegurar la atracción de inversión en energías renovables mediante la celebración de nuevos procesos públicos de adjudicación.