La enorme compra de activos anunciada por el Banco Central Europeo (BCE) favorecerá a las grandes corporaciones, denuncia Ecologistas en Acción

Share

El Banco Central Europeo ha anunciado un nuevo programa de compra de activos públicos y privados por 750.000 millones de euros, con el nombre de Pandemic Emergency Purchase Programme (PEPP). Ecologistas en Acción denuncia que bajo esta declaración de intenciones se insiste en el rescate de las grandes empresas “dentro un sistema económico perverso e insostenible”.

La organización ecologista entiende que es una respuesta idéntica a la crisis económica y financiera de 2008, centrada en insuflar oxígeno a los mercados financieros y a las grandes corporaciones, abandonando las necesidades sociales de quienes más necesitan de ayuda en estos momentos y la necesaria reconversión del modelo hacia la sostenibilidad. “Las medidas del Banco Central Europeo no van destinadas a aumentar el gasto público en sanidad, en servicios sociales, o en transición energética. Por un lado, se basan en la compra de bonos emitidos por las grandes corporaciones, con el fin de reducir sus costes financieros y ampliar su capacidad de endeudamiento, transfiriendo el riesgo al BCE. Un nuevo rescate selectivo, no en favor de las mayorías sociales ni de la sostenibilidad”, dice en el comunicado.

Por el camino se beneficiarán desde las energéticas que más apuestan por los combustibles fósiles hasta las nucleares, pasando por fabricantes de armamento, Socimis, fabricantes de automóviles, constructoras de autopistas, todo el oligopolio agroalimentario, farmacéuticas-químicas, o líneas aéreas, entre otros. De este modo, según Ecologistas en Acción, grandes empresas conseguirán de manera directa liquidez para hacer frente a su deuda actual y sanear su estado financiero, sin ningún tipo de condición para ello. “De esta manera- afirma la organización ecologista- se impulsa la continuidad de la maquinaria extractivista, contaminadora y destructora de los ecosistemas. Todo lo contrario a las supuestas intenciones de impulsar una ‘transición verde’ de la UE y el Gobierno español”.

Ecologistas en Acción denuncia esta situación y reclama al Gobierno español que inste al BCE a utilizar herramientas para hacer frente a la actual crisis sanitaria, económica, social y ecológica. Un programa como el Pandemic Emergency Purchase Programme es injustificable en el contexto de emergencia sanitaria y climática actual.

La organización ecologista exige el fin del apoyo financiero a la industria de los combustibles fósiles y reclama a las autoridades europeas la puesta en práctica de políticas alternativas y bajo control democrático. “Necesitamos una estrategia que oriente la inversión hacia la re-localización de la economía y una industria sanitaria de gestión pública que nos permita combatir tanto esta pandemia y futuras así como la crisis ambiental”, ha declarado.

Es imprescindible un impulso público descomunal, pero para financiar el masivo gasto público y social necesario hace falta que el BCE transfiera recursos a los Estados, sin imponer condiciones diferentes que las prioridades de atajar la pandemia y sus efectos sociales.

Asimismo, Ecologistas en Acción insiste en que el BCE debe generar dinero y ponerlo en manos de los Estados. Hacerlo a través de intermediarios financieros es de nuevo una alfombra roja para favorecer a los principales responsables directos de la emergencia económica, ecológica y social del planeta.