España, entre los cinco países de la UE donde las energías renovables más empleo han generado

Share

Que la adopción generalizada de tecnologías de energía renovable crea oportunidades de empleo en toda la cadena de suministro no es nada nuevo. Hace años que la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) publica su informe Renewable Energy and Jobs – Annual Review (Energías Renovables y Empleo – Balance Anual), y en esta última versión afirma que, a finales de 2018, el sector daba empleo a 11 millones de personas en todo el mundo, un 7% más que los 10,3 millones de empleos registrados en 2017.

La mayor concentración de empleos en energías renovables sigue estando mercados líderes como China, Estados Unidos y la Unión Europea, pero se han unido nuevos actores: otros países asiáticos como Malasia, Tailandia y Vietnam tuvieron un mayor crecimiento en el número de empleos el año pasado, lo que mantuvo a Asia con un 60% de los empleos en renovables a nivel mundial.

La energía solar fotovoltaica sigue siendo el principal empleador entre las tecnologías de energía renovable en 2018, y representa un tercio del flujo de trabajo del sector. Asia albergó más de 3 millones de puestos de trabajo en el sector fotovoltaico, es decir, casi nueve décimas partes del total mundial. Los países latinoamericanos también experimentaron un crecimiento, en consonancia con el aumento de la demanda regional de energía fotovoltaica.

Unión Europea

En 2017, el año más reciente del que se dispone de datos, el número total de empleos en el sector de las energías renovables en los países miembros de la Unión Europea se estimó en 1,2 millones (EurObserv’ER, 2019).

Cinco países -Alemania, España, Francia, Reino Unido e Italia- encabezan la clasificación de puestos de trabajo en la mayoría de los sectores de energías renovables.

De poco menos de 100.000 puestos de trabajo, el empleo en el sector de la energía solar fotovoltaica en Europa se redujo ligeramente a 95.600 en 2017, dato que, según Irena, refleja la diversificación de la cadena de suministro, el aumento de la productividad laboral y la reducción de las tasas de instalación nacional.

Un estudio reciente (AE, 2017) concluyó que una mayor ambición (aumentar el objetivo de energía renovable de la UE del 27 % al 35 %) y un apoyo político adecuado podrían aumentar el empleo en el sector fotovoltaico hasta alcanzar los 175.000 puestos de trabajo para 2021. La mayor parte del empleo adicional se produciría en las instalaciones y en las operaciones y el mantenimiento, que requieren más mano de obra que la industria manufacturera.

También puede ser posible un mayor empleo en la industria manufacturera (donde los salarios tienden a ser más altos), según el recién fundado Consejo Europeo de Manufactura Solar (ESMC, 2019). Mientras tanto, SolarPower Europe presentó un proyecto de política industrial a la Comisión Europea. Prevé, entre otras cosas, una participación solar del 20% en el uso de la electricidad, la aceleración de las grandes plantas y la instalación de al menos 30 millones de techos solares para 2030. Pide 5 GW de capacidad de fabricación de módulos solares fotovoltaicos en Europa, apoyados por ayudas estatales y por un acceso más fácil a la financiación. La asociación espera que esta política pueda triplicar el empleo solar europeo hasta alcanzar los 300.000 puestos de trabajo (SolarPower Europe, 2019).

España

Según el “Estudio del Impacto Macroeconómico de las energías renovables en España 2017” publicado por La Asociación de Empresas de Energías Renovables, APPA, en 2017, el sector creó 4.101 empleos y aportó 9.304 millones de euros al PIB, lo que representa el 0,80 % de la economía nacional,cuatro décimas más que el año anterior.

Bélgica, España y Alemania son, en este orden, los países de la UE donde más empleo se creará de aquí a 2030 gracias a cumplir del Acuerdo de París, según Eurofound.