Grenergy aumenta sus ganancias un 274% en 2018 y alcanza máximos históricos en Bolsa

Share

La productora de energía Grenergy ha presentado esta mañana los resultados correspondientes al ejercicio 2018 en la Bolsa de Madrid. La empresa ganó 13,1 millones en 2018 -un 274% más que un año antes-, aumentó sus ingresos un 16% hasta los 55,5 millones y triplicó su EBITDA, alcanzando así los 22 millones de euros, animada por el desarrollo y construcción de nuevos parques. “Estos resultados no van a aminorarse en 2019-2020”, ha afirmado el CEO, David Ruiz de Andrés.

Grenergy cuenta en Latinoamérica con una cartera de proyectos de 2,5 GW, y un pipeline de 1 GW en España, y lleva casi cuatro años cotizando en el MAB. Fue la compañía que más se revalorizó de toda la Bolsa española en 2018 y cerró el año con una capitalización de 142 millones de euros, más de cuatro veces por encima del valor con el que saltó al parqué (31,36 millones).

La sesión de la bolsa de este lunes, 8 de abril, Grenergy alcanzó su máximo histórico en el precio de su acción con 8,66 euros en el intradía y 8,54 euros como precio de cierre, el máximo desde que saliera a cotizar en julio de 2015.

La empresa destinó 13,1 millones de euros al desarrollo y construcción de proyectos eólicos en Argentina y en Perú. Y otros 13,5 millones en hacer lo propio en parques fotovoltaicos en Chile -su principal mercado en LATAM, donde es la compañía con más parques conectados a la red con 20 plantas conectadas y 9 en construcción.

En este contexto, la división de Desarrollo y Construcción de la compañía incrementó un 19% sus beneficios el año pasado. Por su parte, la división de Servicios duplicó sus ingresos por la conexión de nuevas plantas fotovoltaicas en Chile, que provocó un aumento en el número de contratos de Operación y Mantenimiento (O&M) y de Asset Management (AM).

Mientras, la división de Energía experimentó una disminución lógica de sus ingresos por el traspaso de las plantas construidas durante el año, que se verá compensada en los próximos años con la incorporación progresiva de proyectos propios de generación tanto solar como eólica, tal y como se anticipó en el Plan de Negocio 2018-2020.