La fotovoltaica en primera línea del cambio económico

Share

El viernes 5 de abril se aprobó el Real Decreto que regula el autoconsumo eléctrico desde el punto de vista administrativo, técnico y económico. Se habilita el autoconsumo colectivo del que se pueden beneficiar comunidades de vecinos y, muy importante, los polígonos industriales. Se simplifican los trámites que deberán realizar los autoconsumidores al dar de alta una instalación y se establece un mecanismo simplificado de retribución de la electricidad que se produce y se vierte a la red.

El nuevo Real Decreto regula en general un conjunto de mecanismos para una actividad nueva que es el resultado de la introducción masiva de la energía fotovoltaica. Algunas de esas regulaciones no existían y otras no eran satisfactorias para estimular la actividad de autoconsumo.

Hay que destacar que en este logro tiene un papel destacado la UNEF, Unión Española Fotovoltaica, que con una labor de concientización ha influido en todos los ámbitos de decisión de la política española para primero derogar el “impuesto al sol” y ahora para que este nuevo Real Decreto recoja las principales prioridades del autoconsumo fotovoltaico.

Como hemos planteado en anteriores publicaciones, las energías renovables y en especial la energía fotovoltaica representan para las regiones del sur de Europa una oportunidad para compensar las desigualdades económicas con respecto a las regiones del norte. La bajada de los precios de la tecnología fotovoltaica hace que cada vez sean más asequibles las instalaciones de autoconsumo doméstico e industrial, que ahora con este nuevo Real Decreto se puede hacer de forma colectiva. Los precios elevados de la electricidad que estamos teniendo desde el año 2018 tienen un efecto negativo, sobre todo para las industrias que tienen un mayor consumo eléctrico. Mediante el autoconsumo individual o colectivo estos precios se pueden reducir. Además, el autoconsumo puede traer nuevos ingresos si los excedentes se vierten a la red y esto para muchas empresas es una oportunidad.

Otro aspecto importante de la incentivación del autoconsumo está en sustituir importaciones de energía. Cada año el sector eléctrico español importa electricidad, gas, carbón, diésel y combustible nuclear. El coste anual es de decenas de miles de millones de euros que salen del país. Con cada MWh que podamos autoproducir, estaremos reduciendo la factura eléctrica de importación. En un futuro nuestra visión es que España se convierta en un exportador neto de energías renovables. Además, con cada MWh que podamos autoproducir estaremos ayudando a la descarbonificación del sistema eléctrico y a la reducción de las emisiones de CO2 y otros gases contaminantes.

El nuevo parlamento que salga en las próximas elecciones, el nuevo gobierno y en general todos los grupos políticos deben trazar un plan de incentivación y desarrollo de las energías renovables a largo plazo. La implantación de las energías renovables son una parte fundamental del desarrollo futuro de España, sobre todo en las regiones del sur del país donde hay más horas de sol y la producción solar, sobre todo la fotovoltaica, es más productiva.

El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) recientemente publicado propone un crecimiento muy importante de la capacidad renovable, y destaca la solar con la instalación de más de 37 GW nuevos en todo el territorio nacional, lo que representa un crecimiento del 530% comparado por ejemplo con el 114% esperado para la eólica. De estos 37 GW solares del PNIEC, 32 GW corresponden a la fotovoltaica y 5 GW a la termosolar.

Fuente: Elaborado por AleaSoft con datos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima.

 

Cada vez se están firmando más PPAs (Power Purchase Agreements) para instalar cientos de nuevos megavatios en el país. Para los próximos diez años se esperan inversiones por valor de 30 mil millones de euros en el sector renovable. Con cada PPA se garantizan inversiones en energías renovables y que los consumidores obtengan precios estables en un futuro y además una garantía de suministro de electricidad 100% renovable.

Hay que canalizar estas inversiones hacia las regiones más desfavorecidas para que tengan nuevos ingresos y para la creación de puestos de trabajo. Las nuevas fuentes de energía limpia deben ser una base para crear nuevas industrias, centros de formación y centros de investigación. Con cada MWh que podamos autoproducir o producir con energías renovables estaremos ayudando a crear puestos de trabajo, conocimiento y riqueza para las regiones más desfavorecidas y en general para todo el país.

Fuente: AleaSoft Energy Forecasting.