A favor del autoconsumo

Share

El estudio Autoconsumo eléctrico. Normativa actual y experiencias internacionales de promoción del autoconsumo, publicado en julio del presente año por La Cátedra de Energía del Instituto Vasco de Competitividad de la Universidad de Deusto (autores: Álvaro Hermana, Roberto; Larrea Basterra, Macarena; Álvarez Pelegry, Eloy), profundiza en diferentes marcos regulatorios y modelos de negocio desarrollados para promocionar el autoconsumo a nivel internacional. Su objetivo es ofrecer ideas y alternativas para el desarrollo del autoconsumo en España, donde a pesar de la reciente aprobación del Real Decreto-Ley 15/2018, resultado, entre otros, de la controversia generada entre los agentes participantes del sector eléctrico por el Real Decreto 900/2015, todavía queda mucho camino por recorrer para llegar a los niveles de potencia instalada de autoconsumo de países como, por ejemplo, Alemania, China, Japón o el Estado de California.

Si bien hasta hace no mucho tiempo el desarrollo de las fuentes renovables se analizaba desde la perspectiva de las empresas eléctricas, la reducción de costes de determinadas tecnologías ha hecho que gane protagonismo el despliegue de fuentes de energía renovables “a pequeña escala”. En este contexto, parece un hecho que el autoconsumo está tomando un peso creciente y se espera que en un futuro desempeñe un papel más relevante en el mix energético, mayor si se tiene en cuenta la necesidad de transitar hacia una economía baja en carbono.

Son muchos los mecanismos creados para favorecer el autoconsumo, aunque no parece existir una solución consensuada a nivel global sobre cómo tratarlo y promocionarlo.

Además, en ocasiones las empresas se sitúan a la vanguardia, muy por delante de los legisladores, incluso, en ocasiones, ofrecen incentivos que en principio no están recogidos en la normativa. De igual manera, se han desarrollado modelos de negocio de gestión y de instalación del autoconsumo.

Por otro lado, los diferentes incentivos pueden tener no solo efectos positivos, sino también otros más negativos. Por ejemplo, los sistemas que desligan el punto de consumo del punto de suministro (como el autoconsumo virtual) deben examinarse con precaución, ya que incrementan el uso del sistema de distribución, y si se plantean primas al autoconsumo u otros actores, debe asegurarse que estas no desvirtúan el propósito general de la cartera de renovables.

El estudio recoge una serie de instrumentos que sirven de apoyo al desarrollo del autoconsumo, presenta modelos de gestión que están planteándose para dotar al autoconsumo de una mayor fiabilidad y seguridad de suministro y recopila una serie de modelos de negocio que están surgiendo con el fin de promocionarlo.