Tres pasos para reducir el riesgo de incendio en el almacenamiento de baterías

Share

Los sonados incendios de baterías de iones de litio han suscitado una creciente preocupación por su seguridad y han puesto de manifiesto la falta de conocimiento sobre los riesgos asociados a este tipo de tecnología. En concreto, los incidentes de incendios en los sistemas de almacenamiento de energía en baterías (BESS) han demostrado ser perjudiciales para la industria, lo que ha provocado el aplazamiento e incluso la cancelación de proyectos en algunas partes del mundo.

Un nuevo informe publicado por Firetrace International, proveedor estadounidense de tecnología de extinción de incendios, afirma que “existe un peligro real de que la oposición pública al almacenamiento de energía aumente significativamente como consecuencia del temor al riesgo de incendio, amenazando el despliegue crítico de las baterías y, en consecuencia, los objetivos de energía neta cero”.

Es más, los incidentes de incendio de BESS también han repercutido en el mercado de los seguros. En su informe, Firetrance presenta pruebas de que el apetito por cubrir proyectos de almacenamiento de energía ha disminuido, e incluso algunas aseguradoras han abandonado el mercado.

“Esto se ha traducido en primas más elevadas, franquicias más altas y dificultades para garantizar una cobertura del 100%. Abordar el riesgo de incendio del almacenamiento en baterías se ha convertido así en un punto central para propietarios, contratistas y operadores”, reza el informe titulado “How to reduce battery storage fire risk” (Cómo reducir el riesgo de incendio del almacenamiento en baterías).

El informe examina los distintos tipos de riesgos de incendio a los que se enfrentan los proyectos de almacenamiento de energía, así como la forma en que el sector ya ha tratado de mitigar estos riesgos mediante la planificación, el diseño, la construcción y la instalación de sistemas de protección contra incendios.

En conclusión, el informe destaca los tres próximos pasos que deben dar los fabricantes, promotores y propietarios de activos para mitigar el riesgo de incendio.

  • Instalar sistemas de extinción de incendios a base de agua, que son los más eficaces para enfriar un incendio en un sistema de almacenamiento de energía (Sin embargo, es importante señalar aquí que los extintores a base de agua pueden enfriar la batería y ayudar a prevenir la propagación del incendio, pero no extinguirán el fuego en la batería hasta que se disipe su energía).
  • Incluir un sistema de gestión de la batería para supervisar, controlar y optimizar el rendimiento de un módulo de batería individual o de varios y permitir la desconexión.
  • Agrupar las unidades de almacenamiento de energía en pequeños segmentos limitados a ciertas cantidades de kWh y espaciados de otros segmentos y paredes.

Algunas de las principales causas que pueden provocar que las baterías de iones de litio se incendien son defectos inherentes a las celdas, instalación incorrecta, maltrato físico o funcionamiento del BESS fuera de los parámetros prescritos, como la velocidad de carga, el estado de carga o la temperatura. Una vez desencadenados, los incendios de baterías son autosostenibles y difíciles de apagar.

“Hay empresas de extinción de incendios que afirman que sus sistemas pueden suprimir los incendios de baterías de iones de litio y evitar el desbordamiento térmico”, afirma Brian Cashion, director de ingeniería de Firetrace International.

“No creemos que la industria pueda hacer estas afirmaciones todavía porque no hay datos de pruebas disponibles públicamente que demuestren estas afirmaciones en escenarios de pruebas del mundo real, y hacerlo supone el riesgo de una segunda oleada de escrutinio público. Es crucial que acertemos con la solución”, declaró Cashion.

El proveedor estadounidense señala que esto es “muy posible con la planificación, el diseño y la colaboración adecuados”.

Por último, el informe destaca el papel de la normativa a la hora de mitigar los incendios de BESS y recomienda cambios en los marcos actuales en Estados Unidos.

Según Firetrance, la normativa sobre el riesgo de incendios en los almacenes de EE.UU. se está desarrollando de forma aleatoria en cada estado, lo que está creando una gran confusión y obligando a los propietarios de almacenes de energía a adaptar los sistemas de extinción de incendios para cumplir con los marcos normativos en evolución.

El informe sugiere que otros estados adopten el Código Internacional de Incendios (IFC) vigente en los estados de Nueva York y California.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.

Popular content

Fabricantes de inversores en apuros: FIMER busca comprador y Fronius elimina 650 puestos de trabajo
19 julio 2024 Las ofertas vinculantes para hacerse con el fabricante italiano Firmer deberán presentarse antes del 15 de octubre de 2024. Por su parte, la empresa a...