Anpier pide al gobierno “con carácter de urgencia” limitar el tamaño de las plantas solares

Share

No hay duda de que la acumulación de grandes proyectos solares está generando rechazo social sobre todo relacionado con la escala de los mismos. Recientemente publicábamos el caso de Chiva en rechazo a un proyecto de 110 MW. Aunque el Miteco ha tomado medidas como la aprobación de mapas de zonas ambientales crecen las voces contrarias a los macroparques en España por motivos como el impacto al paisaje o a la biodiversidad.

La última en unirse a esta protesta ha sido una de las asociaciones sectoriales. La Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier) en un comunicado emitido hoy insta a la administración del Estado, dado que esta es la competente en la tramitación de parques de más de 50 MW, y a las administraciones locales y autonómicas, a que articulen, “con carácter de urgencia, todas las medidas que sean necesarias, para limitar la dimensión de los nuevos proyectos fotovoltaicos y ordenar la distribución territorial de estos proyectos”. El objetivo de dicha petición sería avanzar en la necesaria implantación de generación fotovoltaica de una manera más equilibrada.

96 GW vs objetivo 26GW/2030

Según el comunicado En España, cuentan con inscripción definitiva (2016-2020) 99 grandes instalaciones de generación fotovoltaica: 41 instalaciones son de 10-50 MW, 52 son de 50-100 MW y 6 mega instalaciones cuentan con más de 100 MW, en total 5.489 MW; a lo que habría que agregar, en pocos meses, 4 de la primera categoría, 13 de la segunda y 2 de más de 100 MW, que ya cuentan con su inscripción previa, lo que agregaría otros 1.216 MW adicionales en el corto plazo.

Anpier considera que esta tendencia que se acelerará en los años venideros, en “una espiral sin sentido desde el punto de vista de las necesidades energéticas del país. Si el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima establecía el objetivo de incorporar 26.134 MW de fotovoltaica en nuestro país entre 2021 y 2030, a día de hoy tenemos una potencia de acceso solicitada de 96.000 MW, 70.641 MW más de todo lo esperado”.

Sin embargo Anpier considera que Sin embargo, en Europa asistimos a una revolución fotovoltaica mejor dimensionada, distribuida en pequeñas y medianas potencias, que se integran mejor en los entornos rurales y están en propiedad de iniciativas locales.

¿Se están llevando nuestro sol?

Según declaraciones del presidente de Anpier Miguel Ángel Martínez-Aroca,  “solo el acceso a las economías de escala de sus promotores y las facilidades que están encontrando en nuestro país para ocupar nuestros suelos y redes, les permite la implantación de estos mega desarrollos, cuyos retornos económicos saldrán de nuestro país, provocando la paradoja de que los españoles pagaremos la energía a empresas extranjeras que ofrecen suministro de nuestro propio sol y en nuestro propio territorio”.

Anpier concluye que las pérdidas totales de energía que generan las macroplantas, en su transporte y distribución hasta el consumidor, llegan a alcanzar valores cercanos al 20%, y este coste el Sistema lo asigna al consumidor final; mientras que el coste que por este mismo concepto generan las pequeñas plantas se reduce enormemente, beneficiándose el consumidor de esta mayor eficiencia.

En una entrevista reciente realizada por pv magazine al director del Idae Joan Groizard este manifestó la preocupación porque la fotovoltaica se convierta en el «nuevo ladrillo».

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.