El nuevo CEO de Enel Green Power habla sobre los precios de las subastas, la fabricación de módulos y el hidrógeno verde

Share

 

En una rueda de prensa celebrada el pasado viernes, el nuevo consejero delegado de Enel Green Power (EGP), Salvatore Bernabei, ha comentado los resultados operativos de la compañía para 2020 y ha desvelado los nuevos desarrollos que la empresa está llevando a cabo en su negocio de energías renovables, así como en las áreas de hidrógeno verde, energía hidroeléctrica y fabricación de módulos solares.

La rama de energía renovable de la compañía eléctrica italiana Enel instaló 803 MW de energía fotovoltaica y 2,28 GW de energía eólica en todo el mundo el año pasado y tiene la intención de seguir creciendo a un ritmo más rápido como parte de su estrategia para alcanzar una capacidad renovable total de alrededor de 145 GW para 2030. «No tenemos como objetivo las fusiones y adquisiciones y queremos crecer orgánicamente», declaró Bernabei durante la conferencia. «Podemos contar con una enorme cartera de proyectos y queremos cuidarla». Enel Green Power quiere ampliar su cooperación con terceros para acelerar el desarrollo y hacer crecer su modelo de propiedad atrayendo a otros inversores.

Este crecimiento debería materializarse en sus mercados tradicionales como Norteamérica, Latinoamérica y Europa, especialmente en Italia, España y Rumanía. «Estamos vigilando otros mercados europeos, como Francia y Alemania, y estamos interesados en ver si, antes o después, tendremos oportunidades de invertir en estos mercados», dijo a pv magazine. «Sin embargo, no tenemos un plan a corto plazo, y quizás en los próximos tres años hagamos algo, pero aún no hemos definido ningún desarrollo claro».

 

Mercado italiano

pv magazine preguntó al nuevo consejero delegado de EGP sobre la posibilidad de construir grandes plantas solares en Italia, como ya hizo en otros mercados internacionales, dando así un paso que haría que el negocio solar de la compañía compitiera con su propio negocio de energía convencional. «Si no hacemos fotovoltaica en Italia, alguien lo hará», afirmó. «La historia ya está escrita y el carbón será eliminado en Italia en 2025 y esta transición debe hacerse de forma muy bien planificada y ordenada y no puede ser repentina, pero no tenemos que tener miedo por ello». Bernabei, sin embargo, no proporcionó un calendario para la realización de plantas fotovoltaicas a gran escala en su país.

Enel se ha comprometido a cerrar sus centrales de carbón en toda Italia para 2025. «En algunos casos, las soluciones ya están definidas, y en otros no», explicó Bernabei, quien añadió que la empresa está trabajando con los operadores del sistema y el gobierno italiano para alcanzar el objetivo de 2025. «Pero esto es factible y hay diferentes soluciones sobre la mesa». Añadió que será necesario tomar decisiones importantes este año si se quiere mantener este calendario. «Queremos llegar a un acuerdo con todas las partes interesadas, ya que las decisiones finales no dependen solo de una de ellas».

 

Subastas y PPA

Bernabei también comentó el mal resultado de las recientes subastas italianas de energía solar y eólica a gran escala, que se caracterizaron por sus altos precios y una capacidad asignada inferior a la esperada, y destacó la diferencia con España, donde la última subasta asignó 2 GW a la fotovoltaica a precios muy bajos. «La cuestión no es que la subasta sea menos atractiva en Italia que en España; la cuestión principal para Italia es que hay una mayor dificultad para conseguir la autorización de los proyectos», afirmó. Por otra parte, las normas de las subastas excluyen los proyectos en terrenos agrícolas, lo que obliga a los promotores a proyectar sus instalaciones en superficies no utilizadas en zonas urbanas o industriales.

«Conocemos cada uno de los proyectos fotovoltaicos de Italia, tanto los nuestros como los de nuestros competidores, y sabemos que el verdadero reto es conseguir la aprobación». El tiempo medio que se tarda en recibir la aprobación definitiva de un proyecto de energía solar en Italia puede ser de cinco a seis años.

El segmento de los PPA es una posibilidad, pero sobre todo en el mercado estadounidense, donde los acuerdos bilaterales de compra de energía son un modelo de negocio consolidado. «En Europa, tenemos otras herramientas, ya que también podemos contar con subastas locales, otros tipos de contratos bilaterales y, para el sector comercial residual, podemos contar con la integración de nuestra cartera minorista», declaró Bernabei. «Los PPA son una herramienta interesante si crean valor respecto a otras alternativas que tenemos».

Al ser preguntado por pv magazine sobre la sostenibilidad de las recientes ofertas récord en las subastas solares celebradas en Portugal, Abu Dhabi o en la propia subasta española, Bernabei dijo que el coste nivelado de la electricidad está disminuyendo y señaló que es evidente que hay una razón industrial para conseguir estos resultados. «Hay que tener en cuenta, sin embargo, que en algunos casos también puede haber nuevos actores que quieran entrar en el mercado y estén dispuestos a pagar una prima por ello», explicó. «Si se mira hacia el futuro, es obvio que hay un límite en la sostenibilidad de estos precios, y en cuanto los precios bajan en estas subastas, hay que pensar bien qué está pasando». Precisó que en algunos casos ya se ha superado este umbral de sostenibilidad. «Cuando sucede, tenemos que explorar si hay algunas otras razones estratégicas para que esto ocurra».

 

Fabricación de módulos fotovoltaicos

Pv magazine también preguntó si Enel Green Power tenía previsto ampliar la capacidad de su fábrica de módulos solares de heterounión, situada en la ciudad de Catania, al sur de Italia, hasta alcanzar el tamaño de un gigavatio, tal y como tienen previsto hacer otros fabricantes en Francia y Alemania. En las condiciones actuales del mercado y del marco normativo, una expansión similar sería difícil de llevar a cabo, explicó Bernabei. «Por razones estratégicas, Europa funciona muy bien en lo que se refiere a la fabricación de baterías o de forma muy bien estructurada en lo que se refiere al hidrógeno, para lo que se creó una alianza y una estrategia clara», subrayó. «Estas iniciativas facilitarán la creación de una cadena de suministro en Europa».

La industria solar, sin embargo, no está incluida en los seis capítulos de la agenda estratégica de la cadena de suministro de la Comisión Europea, lo que dificulta los planes e inversiones importantes. «Las empresas que quieren invertir en la fabricación de energía solar en Europa no pueden acceder al marco del Proyecto Importante de Interés Común Europeo (IPCEI) y la Comisión debería dedicar más atención a la industria fotovoltaica y convertirla en un activo estratégico para la industria europea, ya que estamos invirtiendo mucho en Europa», añadió. «Esto ayudaría a Europa a ser más independiente de China y de Asia, ya que tenemos los conocimientos técnicos necesarios», afirmó también, citando los recientes récords de eficiencia alcanzados por EGP. «Pero si se quiere aumentar la capacidad de fabricación de módulos en Europa, necesitamos algún tipo de apoyo», afirmó. «Tenemos la eficiencia, pero lo que necesitamos ahora es la escala».

Enel también está investigando las oportunidades que podrían ofrecer las iniciativas del fondo de recuperación y trabajando a nivel europeo para conseguir apoyo político y el reconocimiento de la importancia estratégica de la industria fotovoltaica europea, explicó Bernabei.

Hidrógeno verde

En cuanto al hidrógeno, Bernabei dijo que no creía en las tecnologías de captura de CO2 y que la producción de hidrógeno azul con gas y captura de CO2, así como la de hidrógeno gris producido solo con gas, no se contemplan en la estrategia futura de la empresa. «Las tecnologías de captura de CO2 se han probado en el pasado y también se dedicaron fondos multilaterales europeos a este fin, pero la eficiencia de los procesos de captura y almacenamiento de CO2 nunca ha llegado al 100%», dijo. Además, el almacenamiento del CO2 puede tener poca aceptación social y medioambiental por parte de las comunidades que viven cerca de un lugar de almacenamiento, lo que contribuye a que estos proyectos sean demasiado complejos, grandes y difíciles de realizar. Por ello, Enel solo apostará por el hidrógeno verde para sus planes futuros.

Bernabei también aclaró que Enel no tiene intención de entrar en el negocio de la fabricación de los componentes necesarios para la producción de hidrógeno, aunque impulsará soluciones innovadoras cooperando con startups y otros socios en el marco de su modelo de «innovación abierta». «Probaremos diferentes tipos de electrolizadores y diferentes modelos de negocio en todo el mundo», dijo. «Por ejemplo, los electrolizadores pueden desempeñar un papel en el mercado auxiliar».

Durante el encuentro con los medios de comunicación, el ejecutivo italiano también habló de la estrategia de la empresa en materia de energía eólica, hidroeléctrica y de almacenamiento, aunque esta última solo se mencionó brevemente. «Las baterías podrían ser un mitigador de riesgos para las renovables, ya que pueden reducir las restricciones», dijo, hablando del mercado rumano. En cuanto al negocio hidroeléctrico, Enel Green Power invertirá sobre todo en repotenciación, ya que se espera que alrededor del 99% de la futura capacidad de generación de energía proceda de otras renovables. «Al invertir en repotenciación tendremos una capacidad más eficiente», declaró. «Y ampliaremos la vida útil de estos activos».

 

 

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.