España lidera un proyecto europeo para reutilizar baterías de litio de vehículos eléctricos para almacenar energía

Share

Arranca el proyecto Lions2Life, un proyecto europeo promovido por EIT-Climate- KIC y que lidera la Universidad Politécnica de Valencia junto a Sustainable Towns, que pretende reutilizar las baterías de litio de los vehículos eléctricos para almacenar energía.

El proyecto, que cuenta con la participación de otras empresas como Albufera Energy y Fibernova, entidades medioambientales tan importantes como ECODOM (Italia) y Recyclia (España), y AVAESEN, la patronal del sector energético de la Comunidad Valenciana, se desarrollará en 18 meses y a finales de este año se deberá entregar la primera batería de segunda vida a Sustainable Towns, que la integrará y probará en sus instalaciones de La Pinada Lab como parte de las pruebas piloto que se van a llevar a cabo.

El proyecto está orientado sobre todo a los sistemas de movilidad eléctrica compartida que empiezan a proliferar en nuestras ciudades: patinetes, bicicletas y motos eléctricas. Ante el auge en las ciudades de este tipo de vehículos el proyecto Lions2Life busca la manera de no generar montañas de este tipo de residuos, sino que formen parte de una economía circular sostenible, donde al final de su vida, las baterías pasen a formar parte de los sistemas de almacenamiento de energía renovable.

Las baterías que utilizan los vehículos eléctricos son de distintos tipos y provienen de diversos fabricantes, pero todas comparten un mismo elemento unidad: las células del formato 18650. Este proyecto va a desarrollar las soluciones técnicas necesarias para extraer dichas células, analizarlas, clasificarlas, y construir con ellas una nueva batería.

Estas nuevas baterías podrán utilizarse para almacenar energía proveniente de instalación fotovoltaicas, y su vida útil se estima en diez años.

El proyecto también va a estudiar la situación actual del sistema de reciclado de las baterías de litio, y cuales son las claves para que se aumente el porcentaje de reutilización y de reciclado de las mismas.

Por otro lado, se va a cuantificar la cantidad de baterías que se desechan al año, así como el tamaño potencial de este mercado de reutilización.

Finalmente se va a promover, a través de los ayuntamientos, la creación de sistemas de economía circular en los que las baterías de los sistemas de movilidad eléctrica acaben utilizándose para almacenar parte de la producción de energía renovable.