Suecia sale del carbón dos años antes de lo previsto

Share

Suecia se ha unido a la lucha de Europa por retirar el carbón. La compañía eléctrica Stockholm Exergi ha anunciado el cierre permanente de la planta de cogeneración de carbón KVV6 en Hjorthagen, al este de Estocolmo.

El país escandinavo había planeado prescindir del carbón para 2022, pero parece que ha desmantelado sus instalaciones dos años antes.

La planta KVV6 tiene dos salas de calderas, una de las cuales fue cerrada antes del invierno. La otra instalación se mantuvo en funcionamiento como reserva de energía, pero este invierno no ha sido excesivamente frío, por lo que Stockholm Exergi no tuvo que utilizarla y la eléctrica ha decidido cerrar la planta para siempre.

Stockholm Exergi afirma que «seguimos trabajando en la transición hacia soluciones neutras para el clima y también en soluciones para crear emisiones negativas», dijo el director ejecutivo Anders Egelrud. «Los científicos están de acuerdo en este punto: No solo necesitamos reducir nuestras emisiones a cero, sino también desarrollar técnicas para reducir activamente el dióxido de carbono en la atmósfera».

El cierre de la planta KVV6 se ha anunciado para este jueves, casi una semana después del cierre de la última planta de carbón de Austria, la planta del distrito de Mellach, que tuvo lugar el pasado viernes. Bélgica fue la primera nación europea en salir del carbón, en 2016.

El lobby del Reino Unido “Europe Beyond Coal” (Europa más allá del carbón) elogió las medidas. «Suecia prescinde del carbón en la misma semana que Austria, por lo que la trayectoria descendente del carbón en Europa es clara», dijo la directora de la campaña Kathrin Gutmann. «Con el telón de fondo de los graves problemas de salud a los que nos enfrentamos actualmente, dejar el carbón a cambio de las energías renovables es la decisión correcta y nos devolverá en especie con una mejora de la salud, la protección del clima y unas economías más resistentes».

Otras naciones europeas planean salir del carbón en los próximos años. Francia espera cerrar su última instalación térmica para 2022, Eslovaquia y Portugal en 2023, el Reino Unido en 2024 e Irlanda e Italia un año después. Los vecinos europeos Grecia, los Países Bajos, Finlandia, Hungría y Dinamarca también planean abandonar la generación de energía a carbón esta década, en línea con los compromisos climáticos del Acuerdo de París.

Alemania sigue siendo un país rezagado, con su plan aún no ratificado para salir del combustible fósil en 2038, lo que supone un incumplimiento del compromiso de París.

En España, ni el anteproyecto de la ley de Cambio Climático ni el Plan Nacional de Energía y Clima señalan el fin definitivo de las térmicas de carbón. No obstante, el carbón solo cubrió el 5% de la generación eléctrica en 2019, y Endesa presentó el 27 de diciembre la solicitud formal de cierre de las térmicas de carbón importado de As Pontes (A Coruña) y Litoral (Carboneras, Almería), que echarán el cierre dentro de año y medio, según se ha previsto.

En España peninsular solo quedarán activas entonces tres centrales de carbón: las de Aboño y Soto de la Ribera, en Asturias (de la empresa EDP), y la de los Barrios, en Cádiz (de Viesgo).

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.