La crisis del Covid-19 acaba con los Viernes para el futuro

Share

En nuestras carreteras solo hay vehículos eléctricos silenciosos, que se construyen en fábricas altamente automatizadas y desiertas. En general, hay mucha menos actividad en nuestras carreteras, porque la gente trabajadora pasa la mayor parte del tiempo en su oficina en casa, trabaja un máximo de 30 horas a la semana y tiene mucho tiempo para la familia y los hobbies. En general, el volumen de tráfico por carreta, marítimo y aéreo ha disminuido considerablemente, ya que ahora la gente solo hace viajes realmente necesarios y sensatos. Las vacaciones se hacen principalmente en el país de origen, los viajes de larga distancia solo una vez al año como máximo y con la menor huella de CO2 posible. El consumo es consciente y de proximidad, porque esto fortalece la economía doméstica.

Los precios algo más altos no son un problema en absoluto, porque de modos, la tendencia es evitar todo lo superfluo o derrochador. Solo de vez en cuando te das el gusto de comer un buen filete de carne local o alguna fruta y verdura exótica, pero del mercado local. En general, uno disfruta de la compañía, la interacción amistosa en la oficina y en las calles, así como del aire fresco libre de emisiones durante los largos paseos o excursiones en bicicleta.

Todo esto suena como una utopía lejana, pero podría convertirse pronto en realidad si… sí, si pudiéramos finalmente aprender de la crisis actual y sacar las conclusiones correctas y derivar líneas de acción. Pero, ¿tiene el Coronavirus realmente el poder de provocar tales cambios económicos y sociales, de forma mucho más drástica y rápida de lo que podría conseguir un movimiento juvenil por el clima?

Por favor, no me malinterpreten aquí – esto no pretende restarle importancia a la más terrible pandemia de virus en la historia reciente de la humanidad o desacreditar el movimiento Viernes para el futuro. Mis condolencias a las víctimas del coronavirus y a sus familias en todo el mundo. También soy un entusiasta partidario del movimiento “Viernes por el futuro”, como sabe cualquiera que lea mis artículos con regularidad. Me preocupan más las medidas y mecanismos de acción que ya se han iniciado con la crisis actual y que deberían mantenerse en el futuro.

No soy el único que ve paralelismos entre la amenaza del virus por un lado y el cambio climático en curso por el otro. Desafortunadamente, lo único que es fundamentalmente diferente es la forma en que se maneja la situación de crisis. Los Jefes de Estado y los políticos regionales están ordenando medidas más drásticas cada día para detener la propagación del Covid-19, pero en la crisis climática, están confiando en el principio de la esperanza. En algún momento se nos ocurrirá algo que prevendrá o revertirá el cambio climático. ¡Lo principal es que la economía va bien y no tenemos que cambiar nada!

Si todos y cada uno de nosotros, incluidos los propios responsables de la toma de decisiones, estamos directamente afectados – algunos políticos ya están infectados con coronavirus– entonces, de repente, se pueden ordenar e implementar recortes que antes habrían sido completamente impensables. Sin embargo, las consecuencias del cambio climático y de la contaminación del aire y del agua ya son mucho más mortíferas de lo que jamás lo será una infección viral. Todos los días mueren innumerables personas, jóvenes y viejos, como resultado de nuestras acciones destructivas, nuestro consumismo desenfrenado. La única gran diferencia es que ocurre lejos y casi sin que se note, y un grupo más grande en las naciones industriales ricas no parece estar afectado por ello. Actualmente y disparado por la cobertura mediática constante, el Coronavirus es el enemigo número uno del estado o de la economía, aunque el cambio climático lo ha sido y sigue siendo mucho antes.

“La crisis del Covid-19 acaba con los Viernes para el futuro” se aplica incluso en dos aspectos. La pandemia de virus y las restricciones que ha impuesto han logrado lo que muchos críticos y algunos políticos no han podido hacer: ¡Los mítines del viernes se cancelan! Ahora las protestas se están digitalizando y continúan en las redes sociales, pero por supuesto esto no tiene el mismo impacto que las manifestaciones masivas en las calles de muchas ciudades del mundo.

Incluso en estos tiempos, no debemos olvidar la naturaleza global de los problemas ambientales. La situación actual parece un anticipo de a lo que podríamos enfrentar si la crisis climática se intensificara. Es un ensayo general, por así decirlo. Sin embargo, los datos aún no son buenos. Nuestra civilización fue sorprendida por la epidemia de virus, y la escala y el alcance de las medidas necesarias se subestimaron por un tiempo. Estos llegaron de repente e inevitablemente llevaron a condiciones caóticas.

Se nos está mostrando la inestabilidad de nuestro sistema económico, lo rápido que un evento inesperado puede desequilibrarlo, de modo que las personas y los mercados reaccionan de manera irracional. Nadie parecía estar preparado para tal situación de crisis; no había planes maduros para hacer frente a una pandemia que afectaba a casi todas las partes del mundo globalizado e interconectado. El pánico y el caos iniciales son comprensibles, porque nuestros trabajos, nuestro consumo, nuestros contactos sociales, en resumen, la libertad y la prosperidad están supuestamente en juego.

Bueno, esperemos que hayamos aprendido la lección y seamos capaces de crear un nuevo comienzo real después de la pandemia, no volver a caer completamente en los viejos patrones de comportamiento y en nuestro estilo de vida destructor de recursos. Porque nos estamos dando cuenta lentamente: ¡hay otro camino! El mundo no se acaba enseguida si consumimos un poco menos, si viajamos menos o hacemos menos fiestas. Para que nuestro sistema sea más estable, se necesitan ahora medidas de adaptación más extensas, y nos enfrentamos al reto de una reestructuración radical de nuestro sistema económico globalizado.

La resiliencia es un término muy citado en el contexto de la economía local, pero también de los ecosistemas. Se refiere a la capacidad de sobrevivir a los trastornos, a las situaciones difíciles (de vida) si no existe un impedimento duradero. Nuestro sistema claramente carece de esta capacidad. Pero podemos aprender mucho de la crisis actual, todo lo que necesitamos es el coraje de hacer lo correcto y dejar que algo nuevo, más resistente y sostenible surja de ella.

Por el momento, parece todavía que políticamente no es posible imponer lo que es correcto y necesario, sino solo lo que cuenta con un amplio consenso, es decir, lo que es capaz de ganar una mayoría. Permanecer en el poder y ser reelegidos siempre parecen ser aspectos más importantes para los que están en el poder que el bien común. La protección de la población contra el virus parece ser un consenso y justifica medidas drásticas. ¡Pero hay más!

Una vez que hayamos superado esta crisis actual, muchas restricciones se levantarán de nuevo. Sin embargo, lo que debe permanecer es la conciencia de una amenaza inminente por el cambio climático. Hay que aprovechar la experiencia de que la vida continúa, incluso si el consumo es limitado, solo hay que llegar a un acuerdo y ayudarse mutuamente. La digitalización del mundo del trabajo debería aumentar, mientras que al mismo tiempo debería disminuir la dependencia de los flujos internacionales de mercancías. Ambos factores, si se implementan correctamente, conducirán a un alto ahorro de CO2.

Seamos honestos: la pandemia del coronavirus tiene un impacto positivo mucho mayor en las emisiones globales de CO2 que todo un año de manifestaciones de los Viernes por el futuro y de trabajo político del movimiento ecologista, de modo que ¡hagamos algo al respecto!

Resumen de los puntos de precio diferenciados por tecnología en marzo de 2020, incluyendo los cambios en comparación con el mes anterior (a partir del 16.03.2020):

The views and opinions expressed in this article are the author’s own, and do not necessarily reflect those held by pv magazine.