Cascada de efectos en relación con el Covid-19

Share

Tras haberse detenido a principios de febrero, las operaciones de fabricación de componentes fotovoltaicos en China comenzaron a volver a la normalidad a principios de marzo, según los informes de PV InfoLink.

“La utilización de la capacidad en toda la cadena de suministro aumentó hasta el 80% en marzo, y el suministro de módulos se ha estabilizado gradualmente “, dice la analista principal de PV InfoLink, Corrine Lin. “Sin embargo, la continua propagación del coronavirus amenaza con provocar una crisis económica y sus repercusiones están afectando al sector manufacturero y salpicarán a la demanda mundial en marzo y abril”.

PV InfoLink informa de que la Administración Nacional de Energía de China (NEA) ha aplazado hasta mediados de junio los plazos de presentación de proyectos en el marco del sistema de subastas de China, y está estudiando la posibilidad de ampliar también los plazos de conexión a la red. Estos plazos son actualmente el 31 de marzo, el 30 de junio y el 31 de diciembre. De acuerdo con PV InfoLink, la NEA podría ampliar en un trimestre cada uno de ellos.

“En este contexto, la demanda prevista no se recuperará hasta el segundo o tercer trimestre en China, y este aumento de la demanda dependerá de la decisión de China sobre la extensión del plazo del 31 de diciembre”, dice Lin. “Por ahora, se prevé que la demanda china caiga ligeramente por debajo de los 40 GW este año”.

Lea la cobertura que pv magazine lleva a cabo del COVID-19 en relación con el sector fotovoltaico; y díganos cómo está afectando a sus operaciones relacionadas con fotovoltaica y almacenamiento. Envíe un correo electrónico a editors@pv-magazine.com para compartir sus experiencias.

Precios spot

En su análisis del precio spot de la semana, los analistas con sede en Taiwán afirman que uno de los dos fabricantes de polisilicio de nivel 1 ha vuelto a funcionar a plena capacidad, mientras que el otro está aumentando y se espera que vuelva a su tasa de producción normal en breve.

Los analistas informan de pocos cambios en los precios de las obleas o las células, pero señalan que, si bien los fabricantes de módulos han reanudado en gran medida sus operaciones (salvo en Malasia, donde siguen existiendo restricciones a las empresas), los efectos del Covid-19 en los mercados finales, como los Estados Unidos y Europa, apenas están empezando a manifestarse.

“Hasta ahora no se ha producido ningún cambio marcado en el volumen de pedidos extranjeros de módulos. Sin embargo, se espera que en Europa y otras regiones donde el virus tiene una alta prevalencia se aplacen los proyectos”, afirman los analistas. “Esto hará que sea complicado predecir la demanda extranjera de módulos. La pandemia extenderá sus tentáculos desde el lado de la oferta al lado de la demanda durante marzo-abril”.

Hasta ahora, PV InfoLink no ha modificado sus expectativas en cuanto a la demanda mundial de energía fotovoltaica en 2020, y prevé 134,3 GW de nuevas instalaciones en todo el mundo para el año. “Los efectos de repercusión en la demanda en el extranjero comenzarán a surgir pronto”, dice Lin. “Pero hasta qué punto se verá afectada la demanda, dependerá de cuándo se pueda contener el brote”.