La alemana Flixbus proyecta los primeros autobuses de hidrógeno de larga distancia en Europa

Share

La alemana FlixMobility, empresa matriz de FlixBus, está trabajando con los expertos en tecnología de la empresa Freudenberg Sealing Technologies, con sede en Alemania, para probar autobuses de pila de combustible de hidrógeno en trayectos de larga distancia. Las negociaciones iniciales con los fabricantes para desarrollar los autobuses para este proyecto ya han comenzado, según informa Flixbus, que se convertirá en la primera empresa del mundo en hacerlo.

“Después de ser los primeros en lanzar con éxito tres autobuses totalmente eléctricos, ahora queremos desarrollar los primeros autobuses de larga distancia alimentados por pila de combustible, junto con la tecnología de Freudenberg, para marcar otro hito en la historia de la movilidad”, afirma André Schwämmlein, fundador y CEO de FlixMobility.

Los primeros E-Buses de Francia y Alemania fueron producidos por BYD y Yutong de China para FlixBus. La tecnología de la pila de combustible es ahora la oportunidad para los productores europeos de autobuses de participar en el futuro de la movilidad sostenible. Se están llevando a cabo las primeras conversaciones con fabricantes de autobuses para el proyecto de FlixBus de pilas de combustible.

La empresa explica que los vehículos propulsados por pilas de combustible deben tener una autonomía de, al menos, 500 kilómetros antes de reabastecerse de combustible. La recarga de combustible solo debería tardar un máximo de 20 minutos, ya que se está introduciendo hidrógeno en lugar de gasóleo.  Las características de rendimiento de los autobuses impulsados por pilas de combustible, tales como potencia y aceleración, deben cumplir con los estándares actuales de autobuses de larga distancia.

Claus Möhlenkamp, CEO de Freudenberg Sealing Technologies afirma: “Un sistema híbrido que combina adecuadamente la batería y las pilas de combustible es especialmente práctico para los vehículos pesados que cubren largas distancias, ya que los vehículos puramente eléctricos todavía no tienen la capacidad de cubrir largas distancias. En la primera fase del proyecto de pilas de combustible de FlixBus, una flota representativa de autobuses será equipada con la tecnología como prueba piloto”.

FlixBus fue creada en Múnich por tres jóvenes empresarios que querían hacer posible la idea de viajar de forma sostenible, cómoda y, al mismo tiempo, asequible. Por las mismas fechas, otra empresa denominada MeinFernbus comenzó su andadura en Berlín con sus autobuses verdes circulando por toda Alemania.

Tras la caída del monopolio ferroviario en 2013, las dos startups alemanas se unieron y crearon Flixbus, que se convirtió en líder indiscutible del mercado alemán. Poco después, en 2015, FlixBus inició su expansión internacional y creó redes de autobuses de larga distancia en Francia, Italia, Austria, Holanda y Croacia. También, rutas transfronterizas regulares hasta Escandinavia, España, Inglaterra o Europa del Este. Mientras, la compañía ha pasado a operar con un equipo internacional formado por casi 1.000 colaboradores en las sedes de Múnich, Berlín, París, Milán, Zagreb y Copenhague, así como por miles de conductores de los socios con los que cuenta en toda Europa.