Alianza por el Autoconsumo espera que el desarrollo del nuevo Real Decreto haga que el autoconsumo sea masivo en España

Share

Alianza por el Autoconsumo, formada por más de 50 organizaciones sociales, ambientales, empresariales y sindicales -entre ellas la Fundación Renovables, que ejerce la secretaría-, ha recibido con gran satisfacción la aprobación el pasado viernes 5 de abril del Real Decreto 244/2019 por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica.

En especial destaca que ya se podrán realizar instalaciones compartidas de autoconsumo lo que habilitará a los bloques de viviendas o a los polígonos industriales para autoabastecerse con renovables de forma más eficiente y conjunta.

Por otro lado, la Alianza por el Autoconsumo destaca la simplificación administrativa reservada para las instalaciones de menor tamaño, acercando el autoconsumo al gran público. En este sentido, además, cabe destacar que a partir de ahora será obligatorio remunerar la electricidad excedente vertida a la red eléctrica e incluso las facilidades ofrecidas a los pequeños autoconsumidores con la compensación simplificada en la factura.

Sin embargo, considera que quedan cuestiones pendientes y detalles que mejorar y, por eso, pide que en su desarrollo se tengan en cuenta cuantas medidas necesarias para que se garantice el ejercicio del derecho de todos y todas a producir, consumir, compartir, gestionar o vender su propia energía.

Para la Alianza por el Autoconsumo es fundamental que el Ministerio para la Transición Ecológica desarrolle cuanto antes, tal y como prevé el Real Decreto, un sistema dinámico de reparto en la modalidad de autoconsumo colectivo. El texto actual determina un reparto estático, que permite que los titulares compartan la instalación, pero no intercambiar los excedentes de su producción entre ellos. Es decir, si dos personas comparten una instalación de 10 kilovatios, y a cada uno le corresponden 5 kW el reparto estático no permite que uno le ceda al otro la energía que no ha consumido, por lo que esa energía se verterá a la red no pudiendo autoconsumirse. Si esto se hiciera con un sistema dinámico, esta energía sería aprovechada por el vecino que la demande en ese momento, evitando así que se vierta a la red, lo que constituye un sistema más sostenible y eficiente. Posteriormente se deberá evaluar y compensar estos intercambios energéticos entre vecinos.

Asimismo, valora que el texto permite autoproducir en instalaciones separadas del punto de consumo, pero precisa la importancia de que se flexibilicen las actuales limitaciones: una distancia máxima de 500 metros y que tanto consumo como generación se conecten en Baja Tensión.

El autoconsumo de proximidad (ex situ) es particularmente importante en las ciudades, donde es más difícil encontrar tejados adecuados para poner paneles solares, o en polígonos industriales donde las naves pueden situarse a una mayor distancia. En todo caso, ha quedado limitado sobre todo por la restricción de requerir conexión en Baja Tensión.

Esta fue una de las medidas que Alianza por el Autoconsumo incluyó en las alegaciones a la propuesta de Real Decreto que presentó el Gobierno a primeros de año, ya que considera que deja fuera a un número importante de edificios conectados, por ejemplo, cubiertas de colegios y polideportivos.

Por otro lado, Alianza por el Autoconsumo recuerda que la circular de la CNMC que vaya a sustituir el esperado Real Decreto de Acceso y Conexión a la red eléctrica, pendiente de aprobar, deberá estar perfectamente alineada con lo aprobado.

Por otro lado, en el segmento residencial, el autoconsumo fotovoltaico en España podría alcanzar los 1.500 MW en los próximos 3 años, según el estudio elaborado por el instituto Análisis e Investigación (Grupo AiE) para Solarwatt España. La filial del fabricante alemán de sistemas integrados par autoconsumo ha creado el primer Observatorio Español del Autoconsumo Fotovoltaico Residencial, que refleja que las instalaciones podrían alcanzar los 1.500 MW en los próximos 3 años y sumarían una aportación al PIB de 3.000 millones de euros.