El autoconsumo fotovoltaico residencial en España podría alcanzar los 1.500 MW en los próximos 3 años

Share

Solarwatt España, filial del fabricante alemán de sistemas integrados par autoconsumo, presentó este jueves en Madrid el primer Observatorio Español del Autoconsumo Fotovoltaico Residencial, un completo estudio elaborado por el instituto Análisis e Investigación (Grupo AiE).

Se han analizado los conocimientos y estereotipos en cuanto al autoconsumo que tienen los españoles susceptibles de instalar un sistema de estas características en su hogar, así como las principales motivaciones y frenos que inciden en el desarrollo de este nuevo mercado.

Para ello, se han realizado 750 entrevistas a propietarios de viviendas unifamiliares independientes, pareadas o adosadas situadas en la periferia residencial de ciudades de más de 25.000 habitantes. En España hay más de 5.700.000 viviendas unifamiliares, de las que dos millones pertenecen al perfil estudiado, por lo que la cobertura estimada del estudio supone el 70% del público objetivo del autoconsumo residencial.

José María San Segundo, presidente del Grupo Análisis e Investigación, presentó los resultados del estudio:

En el lado negativo, el 47,6% de los encuestados no tiene interés, lo cual se achaca, por un lado, a la ausencia de información institucional y comercial (pues nadie puede interesarse por soluciones que desconoce) y, por el otro, a la anterior inestabilidad legislativa, a la falta de referentes, el miedo a la obsolescencia la durabilidad de los sistemas y la dificultad de la instalación.

Para convencer a los no interesados, es necesario mejorar la percepción que tienen de la energía fotovoltaica: se observa que los encuestados que menos probabilidades tienen de instalar paneles presentan una percepción mucho más crítica, especialmente en la existencia de barreras para el autoconsumo, el ahorro que se genera y el hecho de que compense su instalación, la fiabilidad y el desarrollo futuro.

“Todos ellos, frenos y miedos superables con información y educación”, según San Segundo. Entre los dudosos, el principal freno para considerar la instalación en el futuro es económico: la percepción de un precio de la instalación excesivo.

No obstante, un 27% de los encuestados estarían dispuestos a aumentar el gasto para contribuir a frenar el cambio climático, movidos por el ahorro en la factura de la luz y la conciencia medioambiental.

Y el 16,4% de los encuestados estarían evaluando la instalación de un sistema de autoconsumo fotovoltaico en un corto o medio plazo, mientras que un 23,7% cree que lo instalará en un futuro. Por tanto, extrapolando estos datos, unas 328.000 viviendas unifamiliares podrían instalar en nuestro país un sistema de autoconsumo en los próximos tres años.

Las instalaciones podrían alcanzar los 1.500 MW en ese periodo y sumarían una aportación al PIB de 3.000 millones de euros. Y, “aunque son estimaciones difíciles de establecer, se calcula que este incremento del volumen sectorial puede requerir alrededor de 8.000 nuevos puestos de trabajo especializados: ingenierías, electricistas, instaladores, industria auxiliar, personal de mantenimiento o comerciales, entre otros”, según explicó Ernesto Macías, director general de Solarwatt España. De cumplirse las estimaciones, el autoconsumo fotovoltaico residencial en España se multiplicará por 30 en solo 3 años.

Macías añade que “aunque es difícil saberlo con precisión, se estima que hay en nuestro país alrededor de 10.000 instalaciones residenciales de autoconsumo frente a los 1.600.000 hogares en Alemania o los 800.000 en Reino Unido”.

El Observatorio presentó ayer su “primera foto fija”, que espera actualizar cada año.

“Hay que ser más críticos con las ayudas”

El desconocimiento es el principal problema para que despegue el autoconsumo en España. Así se ha visto reflejado en los datos del estudio y también lo ha explicado Macías. La falta de información debería resolverse por parte de las administraciones: “Haced como con el reciclaje: sensibilizar, informar, promover”.

El director de Solarwatt España insiste en eliminar las subvenciones. “Generan desconfianza en la gente, que piensa que sin subvenciones, no salen los números”. Además, transmiten la idea de que unos pocos se benefician con el dinero de todos, al igual que sucedió con las feed-in-tariffen España en 2007. Por ello, Macías ve mejor usar catalizadores temporales, como las deducciones fiscales que propone el Ayuntamiento de Madrid. “La administración debería invertir en información el dinero que dedica a las subvenciones”, finalizó.