Científicos belgas desarrollan un panel solar de hidrógeno

Share

Un equipo de investigación de la universidad belga de KU Lovaina afirma haber creado un panel de hidrógeno que puede convertir el 15% de la luz solar en gas hidrógeno. “La luz solar es parte de la imagen, por supuesto, y nuestro panel se parece a un panel solar, pero preferimos llamarlo un panel de hidrógeno”, dijeron los investigadores.

El equipo afirma que el panel, que integra la captura de energía solar y la producción de hidrógeno en un solo dispositivo, puede producir 250 litros de gas hidrógeno a partir de la humedad del aire por día. “Incluso el aire del desierto tiene suficiente vapor de agua, por lo que se puede aplicar este proceso en cualquier lugar”, apuntaron los investigadores.

El equipo de KU Lovaina dijo que la producción de hidrógeno usando el panel es más eficiente que los métodos convencionales de fabricar el gas. Unos 20 paneles de este tipo, según los científicos, podrían proporcionar electricidad y calentar una casa bien aislada con una bomba de calor durante todo el invierno.

Sin embargo, los investigadores no han desvelado ninguna información respecto a los costos asociados con su proceso, y afirman: “Hemos presentado varias solicitudes de patente. Mientras estén pendientes, es demasiado arriesgado dar detalles. Por eso también es por lo que apenas hemos publicado nada”.

Gestión del agua

Los científicos indican que fueron capaces de superar los problemas derivados de la gestión del agua mediante la creación de una tecnología que puede hacer frente a temperaturas de hasta 50-70 grados Celsius en el panel y mediante la creación de un sistema que funciona en condiciones de fuertes lluvias y baja humedad.

“Nuestro sistema produce gas hidrógeno de forma neutra en carbono: eliminamos el vapor de agua del aire, lo utilizamos para producir energía y, al final del ciclo, vuelve a ser vapor de agua”, añadió el grupo.

Los científicos subrayaron que el panel está muy lejos de la producción comercial y dijeron que será sometido a pruebas adicionales a pequeña escala durante dos años para detectar y corregir cualquier defecto que quede y “convertirlo en un producto comercial sólido”.