Las renovables generarán el 50% de la electricidad mundial en 2030, según McKinsey

Share

 

Según la consultora McKinsey, la transición energética está ganando velocidad a nivel mundial. Por ejemplo, se espera que la proporción de energías renovables en la generación de electricidad mundial se duplique para 2035, mientras que el uso del carbón habrá alcanzado su punto máximo en 2020. Ya hoy, el 61% de las nuevas capacidades renovables instaladas son más baratas que las alternativas fósiles. Las energías renovables representarían alrededor del 50% de la generación mundial de electricidad en 2030 y entre el 80% y el 90% en 2050. Así lo indica el análisis «Global Energy Perspective 2022» de McKinsey.

Según McKinsey, la demanda mundial de petróleo alcanzará su cenit en 2025. La demanda de gas natural, en cambio, seguirá aumentando durante al menos otros 10 o 15 años, en total un diez por ciento. «A corto plazo, el gas es el combustible fósil más resistente, ya que tiene la menor intensidad de carbono y se utiliza ampliamente en todos los sectores», explica Alexander Weiss, socio principal de la oficina de Berlín de McKinsey & Company y responsable de energía para la región EMEA. A largo plazo, dice, la electrificación, el uso de energías renovables y la introducción del hidrógeno verde son los sustitutos más importantes del gas.

Los expertos hicieron sus cálculos antes de que comenzara la guerra en Ucrania. Por lo tanto, actualmente no reflejan el impacto de la guerra en los mercados energéticos mundiales.

 

Cinco escenarios

La consultora establece cinco escenarios: Desaparición del ímpetu, Trayectoria actual, Aceleración adicional, Compromisos cumplidos y Trayectoria de 1,5º. En cada uno de ellos, el precio de la tCO2 entre 2030 y 2050, sería, respectivamente, inferior a 50 €/ entre 55 y 130 € / ente 75 y 140 € / entre 100 y 180 / más de 200 €.

En el más probable, la proporción de energías renovables en el mix energético se duplicará en los próximos 15 años, y en todos los escenarios, las energías renovables liderarán el mix de generación eléctrica, alcanzando el 80-90% en 2050. En el escenario de mayor aceleración, se prevé que su cuota se duplique en los próximos 15 años, pasando del 29% al 60%.

 

Fuente y gráfico: «Global Energy Perspective 2022», de McKinsey

 

 

Las nuevas tecnologías y las renovables se consolidarán y “es posible que cuadrupliquen un crecimiento del EBITDA para 2050”, explica la consultora.

Se prevé que la rentabilidad se convierta en un reto para la energía convencional, ya que su papel pasa de la carga base a la generación de respaldo, y que el EBITDA global se vuelva negativo después de 2040 en el escenario de mayor aceleración

Es poco probable que vuelvan a producirse los rendimientos excepcionalmente altos que caracterizaron las inversiones en petróleo y gas en décadas pasadas, ya que las perspectivas de la demanda se debilitan y el coste de la oferta aumenta.

 

 

El hidrógeno supone una décima parte de la demanda final de energía en 2050

Según el análisis, se prevé que la demanda mundial de electricidad se triplique de aquí a 2050 a medida que los sectores se electrifiquen y aumente la cuota de mercado del hidrógeno y de los combustibles a base de hidrógeno. Sin embargo, a pesar de que el crecimiento económico mundial se ha duplicado y de que se espera un aumento de la población de 2.000 millones de personas para 2050, se prevé que el consumo de energía primaria sólo aumente un 15%. Esto se debe principalmente a los avances en la eficiencia energética de los edificios, el transporte y la industria, así como a la electrificación.

Según McKinsey, la demanda de hidrógeno se multiplicará por cuatro o seis de aquí a 2050, sobre todo en el transporte por carretera, la navegación y la aviación. El porcentaje de hidrógeno y de combustibles sintéticos derivados del hidrógeno pasará del 1% actual al 10% del consumo mundial de energía final en 2050.

 

El ritmo no es suficiente para los objetivos climáticos

Sin embargo, el análisis también muestra que, a pesar de una aceleración de la transición energética mundial, el ritmo no será suficiente para alcanzar el objetivo de 1,5 grados. Incluso con los compromisos actuales de los gobiernos de los 64 países, que cubren más del 89% de las emisiones mundiales, y las tendencias tecnológicas previstas, se espera que el calentamiento global sea de 1,7 a 2,4 grados en 2100, según el escenario.

Por lo tanto, la transformación del sistema energético debe producirse mucho más rápido, exige McKinsey. Esto requeriría importantes inversiones en nuevas tecnologías para el suministro de energía y la descarbonización en la generación de energía en todos los sectores, en todo el mundo hasta 1,6 billones de dólares anuales, equivalentes a 1,5 billones de euros. Las inversiones en generación de energía tendrían que aumentar un 4% anual.

Al mismo tiempo, la comunidad mundial debe centrarse masivamente en el CCUS (Carbon Capture Utilisation and Storage). Sin embargo, los autores de McKinsey señalan la incertidumbre actual respecto a la rentabilidad, ya que los precios del carbono asumidos en los diferentes escenarios no son suficientes para escalar el CCUS por sí solo.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.