Nuevo método capaz de predecir con meses de antelación la demanda y la generación renovable en Europa

Share

 

El Departamento de Ciencias de la Tierra del Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS) nació en 2006 con el objetivo de comprender mejor el comportamiento del sistema terrestre, y centra su trabajo de investigación en los procesos atmosféricos y la modelización del cambio climático.

Un nuevo estudio realizado por científicos del BSC-CNS, liderados por Francisco Doblas, director del Departamento de Ciencias de la Tierra y Llorenç Lledó, investigador del mismo Departamento, muestra por primera vez cómo los cambios en los patrones de circulación atmosférica a escala planetaria (conocidos como teleconexiones) afectan a la generación de energía renovable en diferentes países europeos.

Según indican los autores del estudio “Seasonal prediction of renewable energy generation in Europe based on four teleconnection indices”, publicado en Renewable Energy, los resultados son de especial relevancia para el futuro de los sistemas eléctricos en Europa, ya que proponen un método para prever variaciones en la generación de energías renovables con meses de antelación mediante predicciones climáticas. Estas previsiones pueden ser de gran utilidad para los operadores de las redes eléctricas con el fin de programar fuentes de energía alternativas (y evitar curtailments como el recientemente acaecido en España); a los comercializadores para estimar los precios de la electricidad; y a los gobiernos para prevenir las crisis en los precios de la energía.

Las teleconexiones son índices numéricos que resumen los movimientos de aire alrededor de la superficie terrestre, y conectan condiciones meteorológicas de regiones muy alejadas entre sí. En Europa, la oferta y la demanda de electricidad se ven afectadas por cambios en cuatro teleconexiones de la región euroatlántica, que pueden provocar variaciones en la temperatura de la superficie de la tierra, las precipitaciones, la radiación solar y la velocidad del viento: la Oscilación del Atlántico Norte (NAO), la del Atlántico Este (EA), la del Atlántico Este/Rusia Occidental (EAWR) y el patrón escandinavo (SCA).

El estudio desarrollado por científicos del BSC propone una metodología que transforma las predicciones estacionales de esas cuatro teleconexiones euroatlánticas en previsiones de energía eólica y solar. Los resultados muestran la dependencia de la generación eólica y solar del estado de esas teleconexiones y cómo las previsiones estacionales pueden ayudar a anticipar la demanda de electricidad y la generación de energía renovable prevista en toda Europa, además de prevenir crisis en los precios de la energía.

«Las teleconexiones como la NAO ya han demostrado ser útiles para el sector eléctrico europeo a la hora de explicar episodios recientes de baja generación de energía eólica o de alta demanda energética. Con este estudio mostramos cómo las predicciones estacionales de las teleconexiones pueden informar con meses de antelación de un posible riesgo de baja producción de energía renovable, al tiempo que puede servir para informar mejor a los responsables de tomar decisiones al respecto», explica Llorenç Lledó.

«Más allá de la mitigación del cambio climático, la crisis energética que está viviendo Europa envía un mensaje claro: nuestro sistema eléctrico necesita avanzar hacia mayores cuotas de renovables para lograr la independencia energética. Y eso solo se puede conseguir con una mejor comprensión y capacidad de predicción de las oscilaciones meteorológicas y climáticas que afectan a las fuentes de energía renovables», declara afirma Francisco Doblas.

 

 

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.