Bruselas permite a los Gobiernos regular los precios de la electricidad y quiere prescindir del gas ruso para 2030, lo que requerirá 80 GW adicionales de solar y eólica

Share

 

“Podemos hacerlo. Mañana les presentaremos también planes para mostrar cómo podemos hacerlo. Tenemos que asegurarnos […] de diversificar nuestros recursos mientras […] (y) acelerar nuestra transición a las energías renovables”. Eso dijo el vicepresidente ejecutivo para el Pacto Verde Europeo, Frans Timmermans, en su discurso del lunes. Y han cumplido.

Ya lo adelantó el pasado sábado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, tras su encuentro con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez: la Comisión ha confirmado hoy a los Estados la posibilidad de regular los precios en circunstancias excepcionales y establece la manera de redistribuir entre los consumidores los ingresos procedentes de los “elevados beneficios del sector energético y del comercio de derechos de emisión”.

Además, tras una consulta sobre modificaciones específicas de las Directrices sobre ayudas estatales del régimen de comercio de derechos de emisión, se contemplan ayudas estatales más urgentes para empresas afectadas por la crisis energética.

Desvincular el precio de la electricidad y el del gas

La Comisión afirma que estudiará todas las opciones con el fin de limitar el efecto de contagio de los precios del gas en los precios de la electricidad, tales como límites temporales de precios. Además, «estudiará opciones para optimizar la configuración del mercado de la electricidad», teniendo en cuenta el informe final de la Agencia de Cooperación de los Reguladores de la Energía (ACER) de la UE y otras contribuciones sobre las ventajas e inconvenientes de los mecanismos alternativos de fijación de precios, “a fin de mantener la electricidad asequible, sin perturbar el suministro ni nuevas inversiones en la transición ecológica”, explica.

 

 

Porcentajes de importaciones de gas a Europa.

Imagen y datos: Comisión Europea

Independencia del gas y petróleo rusos

Tanto Estados Unidos como Reino Unido han anunciado hoy mismo que vetan el petróleo y gas rusos. Europa planea hacerlo poco a poco gracias al plan REPowerEU, “un plan para aumentar la resiliencia de su sistema energético, diversificar sus fuentes de suministro de gas a través de una mayor cantidad de gas licuado y gasoductos de proveedores no rusos, e impulsar el uso de biometano e hidrógeno renovable. Ya antes de fin de año, RePowerEU podría provocar que la demanda de gas de la UE disminuya en volúmenes equivalentes a dos tercios de las importaciones de gas rusas del año pasado».

La propuesta legislativa para garantizar que el almacenamiento subterráneo de gas alcance un mínimo del 90% de su capacidad para el 1 de octubre de cada año estará lista antes de un mes. La fecha limita para la independencia es 2030, pero se puede conseguir antes.

«Un sistema energético basado en gran medida en las energías renovables y una mayor eficiencia energética es la solución más rentable para reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles en los hogares, los edificios y la industria», prosigue el comunicado: «Este es el segundo pilar del plan REPowerEU de la Comisión. La implementación completa de las propuestas de la Comisión Fit for 55 ya reduciría nuestro consumo de gas en un 30%”.

La Comisión propone un «despliegue acelerado de bombas de calor, eólicas y solares, que podría traer importantes ahorros de energía y reducir significativamente el uso de gas fósil para energía y en edificios. En cuanto a la energía solar, la Comisión estima que al acelerar el despliegue de los sistemas solares fotovoltaicos en los tejados hasta en 15 TWh este año, la UE podría ahorrar 2,5 bcm adicionales de gas».

Bruselas presentará en junio una comunicación dedicada a la energía solar «para desbloquear su potencial» y desplegar 10 millones de bombas de calor en los próximos cinco años «para ayudar a las familias europeas a reducir su dependencia del gas y sus facturas de energía». Y publicará otra recomendación en mayo para agilizar las autorizaciones «para proyectos de energía renovable que aborde las principales barreras».

 

Prioridad: Portugal, España y Francia; Bulgaria y Grecia

En el anexo donde se explican las medidas previstas en el plan REPowerEU, se afirma que «deben privilegiarse los proyectos que completen el mercado interior de la energía y los que tengan una fuerte dimensión transfronteriza, por ejemplo la conexión crítica entre Portugal, España y Francia y entre Bulgaria y Grecia. Estos proyectos mejorarán la interconexión de las redes europeas de gas y electricidad y otras infraestructuras y sincronizarán plenamente nuestras redes eléctricas, como por ejemplo entre los Estados bálticos y la red europea continental».

Se menciona, además, la opción de movilizar inversiones públicas: «Para satisfacerlas, deberían movilizarse todos los recursos e instrumentos disponibles a nivel nacional y de la UE, con una financiación pública destinada a atraer la inversión privada». En este sentido, «la Comisión proporcionaría apoyo, como se ha hecho con el PRR, y asistencia técnica a través del Instrumento de Apoyo Técnico. Las necesidades de financiación se evaluarán sobre la base de una cartografía completa de las necesidades de los Estados miembros, así como de las necesidades de inversión transfronterizas».

 

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.