Javier Revuelta: «Los precios minoristas de la energía van a bajar, y pronto se generará un superávit del que podríamos empezar a hacer uso hoy»

Share

Tras la publicación del RDL 17/2021 sobre medidas urgentes para mitigar la escalada de precios de la energía, pv magazine cuenta hoy con la valoración de Javier Revuelta, Senior Principal en AFRY Management Consulting.

Nos cuenta que «el papel del gobierno es especialmente complicado, porque no hacer nada tiene efectos negativos sobre la recuperación económica que van más allá de protestas de los consumidores. No hacer nada no parece una opción cuando sí que existen instrumentos a su alcance, pero francamente casi todos los instrumentos tienen otras consecuencias también negativas».

Así, «entendiendo la postura del gobierno, e incluso el fondo de las medidas, procuro dar una visión de efectos directos problemáticos, y dejo algún apunte de posibles medidas alternativas. Entre otras muchas consecuencias, a parte del corto plazo que confío plenamente en que pasarán en unos meses, queda también claro que tenemos que reflexionar sobre el mix y el marco regulatorio que necesitamos en el largo plazo. Tanto a nivel nacional, como con Europa.»

Está todo tan enmarañado y hay tantos impactos directos e indirectos de cambiar normas y de no cambiar ninguna norma, que no es trivial explicar todo en un artículo. Pero algunas explicaciones y reflexiones del punto en que estamos.

0) recuerdo básico de la estructura de la factura:

a) pool, o precio mayorista de adquisición de la energía bruta (equivalente al precio del barril de Brent en el precio de 1 litro de gasolina)

b) peajes (que pagan coste de las redes, y no se ven alterados por la actual coyuntura ni se busca reducirlos porque están ya suficientemente ajustados) y cargos (que pagan una serie de costes adicionales como las primas a las renovables antiguas bajo el RD413, y que para complicar un poco las cosas tienen cierta interacción inversa y retrasada con el propio pool; a más pool menos cargos y viceversa)

c) impuesto del 5.11% e IVA del 21%, ya reducidos a 0.5% y 10% respectivamente

 

1) aceptemos por un momento la situación

…y el impacto de no hacer nada drástico, la imposibilidad de determinados consumidores residenciales y comerciales de pagar su factura, el impacto en la inflación y recuperación económica post-covid, la necesidad coyuntural y temporal de quitar a cara descubierta determinados beneficios legítimos a las denostadas eléctricas (grandes y pequeñas), y que la Constitución lo permite en su artículo 128.2. ([…] y asimismo acordar la intervención de empresas cuando así lo exigiere el interés general.) Trabajo para los abogados confirmar si estamos en situación crítica o simplemente complicada como para justificar las medidas y en definitiva anticipar qué diría la Justicia (como yo lo veo, esto es echar una moneda al aire), y decisión para las eléctricas si quieren acudir a los tribunales o entender la situación y no litigar por una parte de beneficios con la que ni siquiera contaba hace 6 meses. Aceptemos por un momento que esta reducción de ingresos sea social e incluso legalmente legítima, y que así lo entiendan los afectados. Aún así, hay que estudiar bien la cuantía de ‘beneficio extra razonable’ a detraer, los afectados y la manera de instrumentarlo. Y este RDL tiene muchos problemas serios no ya en el fondo sino en su implementación.

2) nuclear y agua:

resulta que a pesar del famoso ‘mercado marginalista’, ni mucho menos toda esta generación cobra el pool de p.ej. 180€/MWh, que si minoras en p.ej. 70 € sigue dando un ingreso muy alto que no necesariamente te hace ir a los tribunales ni desde luego parar producción. Las ‘eléctricas’ tienen 2 comercializadoras, una ‘libre’ típicamente con precios fijos, y una ‘regulada’ con precio horariamente indexado al pool. Una parte del grupo empresarial sí que cobra los 180 € por parte de los consumidores a PVPC (que son minoría) a la comercializadora regulada, y ‘la eléctrica’ no entra en rojo porque el dinero está dentro del grupo, aunque la unidad de generación tenga una minoración de 70 €, superior al precio cerrado intragrupo el año anterior a, pongamos 50€ donde estaban los Forward Cal-2021 a finales de 2020. Pero una parte mayoritaria de la energía no percibe los 180€, sino que la comercializadora libre ha firmado contratos fijos con sus clientes probablemente próximos a dichos Forward, i.e 50 €. El resultado es que por cada MWh producido para la comercializadora libre, entran en el grupo empresarial 50 €, y sale un pago ‘al sistema’ de 70 € en concepto de minoración del RDL17 y además un coste variable de tasas, digamos 15 € más. Cuanto más producción, más pérdida; incentivo directo a reducir lo más posible la producción nuclear e hidráulica. O bien a abrir todos los millones de contratos libres bajo cláusulas Rebus sic stantibus, i.e. ‘Lo siento cliente, tenemos derecho a cancelarle el contrato y subirle el precio por las pérdidas en las que me hace incurrir una nueva ley’.

SOLUCIÓN: calcular si acaso una minoración que no incentive paros nucleares, en cuantía y volumen, lo cual sería lógicamente nefasto para los precios y emisiones del sistema. Como mínimo habría que distinguir los consumidores de la comercializadora libre, y la comercializadora regulada con PVPC. Además, los consumidores libres no necesitan que el gobierno les salve de un precio alto, por ahora, porque no lo sufren.

 

3) renovables ‘merchant’:

son aquellas que operan a mercado fuera de marcos regulados (hoy por hoy la gran mayoría, que opera bajo el RD 413, ya que ninguna planta ha entrado aún en servicio bajo el REER de las recientes subastas). Aquí caen unos 5 GW eólicos antiguos, y casi 5GW fotovoltaicos recientísimos. Algunos también seguirán dando palmas a pesar de la minoración -insisto, aceptando el punto 1)- porque siguen cobrando p.ej. 180-70=110 €/MWh. El problema es que la mayoría de los nuevos proyectos, financiados bajo PPAs o con coberturas cerradas hace meses, tienen acordado por contrato un precio fijo con un off-taker, pongamos que a un precio de 40 €/MWh. Con este RDL en la mano, a final de mes, el productor renovable cobra 180 € pero no sólo paga 70 € ‘al sistema’, sino otros 140€ adicionales al off-taker! Cuanto más produce, más dinero pierde, incentivo directo a … parar producción lo más posible, una vez cubierto el mínimo que fije el contrato.

Una posible solución sería abrir TODOS los PPAs, ya sea por mutuo acuerdo de las partes ya sea aplicando cláusulas de cambio de ley, en que ‘donde decía liquidación por diferencias contra el pool, dígase liquidación por diferencias contra el pool minorado en la cuantía del RDL 17/2021’. Con esta solución, el productor renovable queda bien parado, ya no está incentivado a parar su planta porque en neto se queda 40 €: cobra 180 € del pool, paga 70 € ‘al sistema’, y otros (180-70)-40=70 € al offtaker. Pero es que el offtaker, que firmó un PPA para quedarse en neto en 40€, o hizo una apuesta financiera a ese precio (no tienes por qué ser consumidor para firmar un PPA financiero), paga la energía a 180 € en mercado, y en lugar de tener una liquidación de 140 € en su favor, su contraparte sólo le pagaría 70 €; se queda con un pago neto por su energía de 110 € en lugar de los 40 € para los que está firmado el PPA.  Es decir, esta solución tampoco sería realmente una solución, porque no la aceptaría ningún off-taker. La única solución real que veo personalmente es excluir a las renovables merchant de todo este RDL 17/2021, para evitar que bajen producción empeorando la situación de precios altos, o meter a ciertos productores renovables en caja negativa, o paralizar por completo la inversión en nuevas plantas merchant mientras dure este RDL.

 

4) ¿Pero a dónde va y cómo se reparte todo el dinero de la minoración a los generadores?

El fallo es que si eres un consumidor, la minoración que ha recogido el sistema de los productores afectados (nucleares, hidráulicos y renovables merchant) te vuelve por otra vía, no por el pool sino por una reducción de cargos, pero no te vuelven los 70 € íntegros sino que se difuminan entre consumidores varios, grupos tarifarios etc.  Incluso se devuelve dinero a través de reducción de cargos a clientes libres, con precio fijo, que ni siquiera necesitan ‘ser salvados’ de un pool elevado, porque no sufren la subida de pool, y se benefician de una bajada de cargos que busca ser compensatoria. En otras palabras, en aplicación de este RDL, determinados consumidores, muchos de hecho, es previsible que…les baje sustancialmente su factura. Y además se le reducen los impuestos asociados.

Se detrae así una cantidad inadecuada a determinados volúmenes de energía, bajo una incorrecta hipótesis del valor cobrado por ‘la eléctrica’ y pagado por el consumidor final, y se reparte de manera no del todo efectiva, afectando parcialmente a numerosos consumidores que ni siquiera lo necesitan. Quede claro que otros volúmenes de energía y contratos sí tienen margen para ser minorados, y para ellos la minoración propuesta no es económicamente problemática (al margen de la legítima decisión a tomar sobre si litigar, u optar por la ‘empatía social’ de renunciar a cierto beneficio).

En cualquier caso, esto sigue siendo una partida de ajedrez, en que todas las partes deben hacer cálculos de varias jugadas posibles siguientes antes de mover ficha.  A falta de dichos cálculos, en una partida de ajedrez rápido, a mi entender el próximo movimiento de las eléctricas económicamente racional, que no vengativo ni amenazante, sería bajar producción nuclear e hidráulica, lo cual agravaría mucho el duro invierno que nos espera. Y no digo que lo harán ni que lo deban hacer, por supuesto hay muchas consideraciones adicionales que invitan a no hacerlo, y no es directa la cuenta de los MWh que ganan y los MWh que pierden, ni las implicaciones a medio y largo plazo.

También el próximo movimiento económicamente racional de unos 10GW renovables merchant bajo PPAs es a mi entender parar producción mañana mismo, agravando también el problema, a expensas de que sus abogados les confirmen si podrán renegociarse algunas cláusulas de los PPAs que no les hagan pagar por producir.

 

5) Lo que es seguro es que no queda otra que sentarse a negociar soluciones…

…que como mínimo funcionen razonablemente en el siguiente movimiento de ficha, sin llevar a comportamientos que agraven la situación, y sin perjuicio de emprender en paralelo la vía legal si no se llega a acuerdos que funcionen: cuánto minorar, a quién minorar, cómo repartir la minoración entre los consumidores más vulnerables etc. Además, hay margen para ello, y creo que se pueden adoptar medidas con impacto en el corto plazo; tanto confiscatorias si realmente necesario como sobre todo, e idealmente únicamente, no confiscatorias. Es momento de no espantar inversión en energías renovables.

Dejo soluciones posibles para otro artículo.

Por lo pronto, el gobierno se ha dejado una medida que ya he propuesto anteriormente, y que considero muy efectiva desde casi todos los puntos de vista. Sería modificar el complejo sistema de liquidación del RECORE (subsidios a antiguas renovables), anticipando el periodo de ajuste de los ‘sobre ingresos’ de este año y también la manera de devolver dichos excedentes al sistema.  También, si abrimos el melón de reducir los ingresos a nucleares e hidráulicas en situaciones de precios altos -ciertamente sí hay margen económico para ello- creo que existen marcos de Cap&Floor, debidamente relatados y diseñados, que Europa podría autorizar y que funcionarían a todas las partes. Por último, veo planteables medidas en torno a derechos de cobro futuros, habida cuenta de que los precios minoristas de la energía van a bajar en los próximos años, y pronto se generará un superávit del que podríamos ingenierilmente empezar a hacer uso hoy. A costa, claro, de minorar y ralentizar esa reducción futura de precios de la electricidad.

 

 

Javier Revuelta, Senior Principal en AFRY.

 

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.