Enel desarrolla el primer proyecto agrovoltaico con microalgas

Share

 

Enel Green Power, filial de renovables de la multinacional italiana Enel, ha firmado un acuerdo con la Agencia Nacional de Nuevas Tecnologías, Energía y Desarrollo Económico Sostenible italiana (ENEA) para la experimentación de una tecnología que combina la producción de electricidad a partir de energía fotovoltaica con el cultivo de microalgas.

En el Centro de Investigación ENEA de Portici se construirá una planta piloto para estudiar y demostrar la integración de las dos tecnologías, la solar y el cultivo de microalgas y, en paralelo, se realizará un análisis de escalabilidad para aplicaciones en grandes plantas fotovoltaicas.

La experimentación consiste en generar electricidad a partir de una instalación fotovoltaica para el cultivo de microalgas, cuyo precio puede oscilar en el mercado entre 100 y 200 euros el kilogramo, con un sistema de cultivo totalmente integrado con el sistema fotovoltaico. De esta forma se reducen emisiones de CO2 que se absorben y transforman en biomasa, lo que se suma a las emisiones ya evitadas para la producción de electricidad fotovoltaica.

Se trata de un proyecto, que en ENEA han bautizado como “algovoltaica”, con el que Enel quiere identificar intervenciones efectivas que proporcionen soluciones innovadoras para la optimización del uso del suelo relacionado con las plantas fotovoltaicas a gran escala, con diferentes soluciones para compartir el espacio entre la generación de energía y las actividades agrícolas. El Director de Innovación de Enel Green Power, Nicola Rossi, afirma que el proyecto forma parte de «un plan más amplio de desarrollo de soluciones innovadoras para la integración de las actividades de producción agrícola y ganadera con nuestras plantas fotovoltaicas que estamos llevando a cabo junto con varios socios de investigación y agricultura para promover un uso más eficiente de la tierra e identificar oportunidades de creación de valor compartido con los territorios y comunidades que albergan nuestras plantas», y Ezio Terzini, director de la División de Dispositivos Fotovoltaicos e Inteligentes de ENEA en el Departamento de Tecnologías Energéticas y Fuentes Renovables, subraya el enfoque sostenible del proyecto, centrado en el uso de la energía fotovoltaica, la mejora de los cultivos y los paisajes y la necesidad de contar con la aceptación social de los proyectos.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.