ACS vende a Galp sus proyectos fotovoltaicos en España por 2.200 millones de euros

Share

A mediados de noviembre, se conoció que ACS planeaba la venta de Zero-E, su filial de renovables, para finales de 2019 o principios de este año. La portuguesa Galp Energía ha sido el comprador de los proyectos fotovoltaicos que la compañía tenía en España, valorados en 2.200 millones de euros.

ACS Servicios, Comunicaciones y Energía, filial del Grupo ACS, remitió este miércoles a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) un comunicado en el que afirma haber “alcanzado un acuerdo definitivo con el grupo Galp Energía, sujeto a la ratificación por su órgano de gobierno antes del fin de este mes y a las autorizaciones habituales en este tipo de contratos, para la venta de su participación en proyectos de energía fotovoltaica sitos en España”.

El valor total de la empresa que se espera alcanzar ronda los 2.200 millones de euros y le generará un beneficio neto total de “unos 330 millones de euros”, que incluyen las plusvalías de 250 millones que la compañía anticipó el pasado 3 de enero, cuando comunicó la venta. Los proyectos fotovoltaicos ubicados en España de los que se ha desprendido sumarán una potencia total instalada de unos 2.930 MW. Incluyen los ya construidos, los que se pondrán en funcionamiento hasta 2022, y 100 MW previstos para 2023.

A pesar de esta desinversión, la compañía seguirá invirtiendo en la construcción de instalaciones de generación de energía limpia, tanto en España como en el exterior, pues además de los proyectos en España, el 29% de los proyectos de Zero-E se localizan en Norteamérica y un 26%, en Latinoamérica.

Por su parte, Galp ha anunciado en un comunicado haberse convertido en la mayor empresa de energía solar de la Península Ibérica. “La transacción está en línea con el objetivo estratégico de Galp de destinar cerca del 40% de su inversión a oportunidades de negocio relacionadas con la transición energética. La inversión neta anual media de la compañía para 2022 se mantiene dentro del rango comprometido de entre 1.000 y 1.200 millones de euros al año”, afirma en el comunicado.

La compañía entró en el mercado español en 2018 de una participación del 25% en la comercializadora eléctrica Podo, y el pasado año firmó PPAs con empresas como X-Elio para construir plantas fotovoltaicas con una capacidad conjunta de 200 MW en España, o con Grenergy, también por varios proyectos fotovoltaicos que suman 200 MW por un periodo de 12 años.