El Tesoro Público planea emitir bonos verdes en el segundo semestre

Share

El Tesoro Publico presentó hace unas semanas su estrategia de financiación para 2020. Entre las principales novedades previstas para este ejercicio, se cuenta la intención de lanzar la primera emisión de un programa de bonos verdes.

El secretario general del Tesoro, Carlos San Basilio, indicó durante la rueda de prensa de presentación de la Estrategia que la intención respecto a la emisión de bonos verdes es “que sea un bono a 20 años y que se pueda emitir en la segunda parte del año. El objetivo es que se constituya en una referencia, para lo que el volumen mínimo que debería alcanzarse sería de unos 10.000 millones de euros”, añadió, y aclaró que esta es una meta para los próximos años tras reabrirse el bono en las próximas subastas.

Siguiendo a San Basilio, el Tesoro seguirá las mejores prácticas del mercado en el diseño del Marco de Bonos Verdes, apoyado en la experiencia de otros emisores soberanos y en la labor de armonización que se desarrolla a nivel europeo; adquirirá, asimismo, fuertes compromisos de transparencia a la hora de informar sobre la asignación nacional de los fondos y sobre el impacto de las inversiones. Al mismo tiempo, se anticipa que serán bonos a largo plazo, perfectamente asimilables en la curva de referencias del Tesoro, y con un volumen suficiente para dotarlos de las máximas garantías de liquidez.

La ministra de Economía y Empresa entonces en funciones, Nadia Calviño, ya confirmó en el marco de la Cumbre del Clima (COP25) que el Tesoro Público español estaba organizando una emisión de bonos verdes para el año 2020. Indicó que la transición ecológica requerirá de unos 236.000 millones de euros en inversiones durante la próxima década, según el Plan de Energía y Clima, y que la mayor parte de esos fondos para inversión se espera que provendrá del sector privado mientras el resto será aportado por la Administración pública.

Esta misma semana, Red Eléctrica anunció la emisión de bonos verdes por un importe de 700 millones de euros: la demanda ha sido de 4,75 billones de euros, lo que equivale a más de seis veces la oferta. Esto ha permitido obtener un precio muy competitivo, el 0,50% a un plazo de ocho años y medio.