El beneficio neto de Iberdrola durante los nueve primeros meses del año es un 13,5 % inferior al de 2017

Share

Iberdrola ha presentado los resultados de los primeros 9 meses de 2018: la empresa ha obtenido un beneficio neto de 2.090,9 millones de euros de enero a septiembre, un resultado un 13,5 % inferior al de 2017. Según la compañía, este resultado se ha visto afectado por los menores resultados extraordinarios del periodo -que alcanzaron a septiembre de 2017 los 759 millones de euros- y por la peor evolución del área de Generación y Clientes en España, que contrasta con el buen comportamiento de todos los negocios en el resto del mundo.

Con todo, el beneficio neto ordinario[1] del grupo se ha situado en 2.051,3 millones de euros durante los nueve primeros meses del año, lo que supone un incremento del 38 % con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

Los ingresos de Iberdrola han mejorado un 19,7 % en los nueve primeros de 2018, hasta alcanzar los 26.282,6 millones de euros. En términos globales, todos los negocios presentan, además, un sólido crecimiento en el Ebitda: Renovables (+38,1 %), Redes (+17,8 %) y Generación y Clientes (+17,4 %).

El grupo ha acometido unas inversiones netas de 3.644,8 millones de euros. De esta cantidad, un 45 % se ha destinado al área de Redes y un 34 % a Renovables, en línea con lo previsto en las Perspectivas Estratégicas 2018-2022, que contemplan una inversión total de 32.000 millones de euros en el periodo. Asimismo, más del 85 % se destina a proyectos internacionales.

Como resultado de las inversiones ya realizadas, Iberdrola instalará en 2018 un total de 2.752 nuevos MW. Para 2022, la compañía habrá puesto en marcha alrededor de 12.000 MW adicionales de potencia, con lo incrementará en más de un 20 % su capacidad instalada en el mundo.

Iberdrola afirma en un comunicado que continuará reforzando su apuesta por el negocio eólico marino tanto en Europa como en Estados Unidos, con el objetivo de alcanzar los 3.000 MW de capacidad instalada con esta tecnología en el año 2023. La inversión necesaria para lograrlo será cercana a los 9.000 millones de euros.

Al mismo tiempo, la empresa ha continuado avanzando en su plan de rotación de activos no estratégicos por importe de 3.000 millones de euros hasta 2022. En lo que va de año, la compañía ha realizado desinversiones por valor de casi 1.200 millones de euros, incluyendo los recientes anuncios de venta de los activos de generación tradicional en Reino Unido y de la planta termosolar en Puertollano a Ence.En Renovables, el Ebitda se ha incrementado un 38,1%, hasta los 1.272,1 millones de euros, impulsado por la buena evolución de todas las áreas geográficas: España, Estados Unidos, Reino Unido, Brasil, México y resto del mundo La mayor producción en todos los territorios y la entrada en funcionamiento de Wikinger, parque eólico marino situado en aguas alemanas del mar Báltico, han impulsado los resultados de esta área.