Fotovoltaica flotante para un proyecto piloto y dos autoconsumos para desaladoras de agua de mar en Canarias

Share

 

El presidente del Cabildo Insular de Tenerife, Pedro Martín, ha presentado a través de la empresa pública Balsas de Tenerife (Balten) el proyecto piloto para la instalación de un sistema de placas solares flotante en la balsa de San Antonio, en La Matanza.

El primer proyecto de energía fotovoltaica flotante de Canarias será, según Martín, “un proyecto pionero que convertirá a la balsa de San Antonio en un laboratorio de tecnología fotovoltaica flotante, cuyas conclusiones servirán para el desarrollo e implantación de esta tecnología en la isla”.

Se colocarán hasta tres tipos distintos de generadores para estudiar los rendimientos de cada uno de ellos y escoger la opción más eficiente, que se replicará en el resto de balsas de la isla.

El proyecto, que saldrá a licitación en las próximas semanas, cuenta con un presupuesto estimado de 431.353 euros, con cargo a los fondos Next Generation, y permitirá la instalación de 128 paneles solares monofaciales de 445 W y 128 paneles bifaciales de 445 W, con la idea de estudiar y comparar ambos módulos fotovoltaicos.

Se plantean cuatro grandes bloques de investigación: el energético-económico, en el que se valorará la producción total e individual de los generadores, el comportamiento del consumo del bombeo o la eficiencia de los paneles fotovoltaicos; el estudio ambiental, centrado en el control del impacto de la instalación, la eutrofización de las aguas, el oxígeno, temperatura o pH, entre otros; el meteorológico (control de los parámetros meteorológicos y del recurso solar incidente) y el estructural (control de los parámetros de las estructuras flotantes de las plantas).

La Balsa de San Antonio riega aproximadamente a 800 hectáreas de cultivo. En concreto, distribuye por gravedad a las medianías de La Victoria y La Matanza, y dos sistemas de bombeo permiten llevar agua hasta Pino Alto en Santa Úrsula y Fray Diego en Tacoronte.

 

Autoconsumos para desaladoras

Además, el Cabildo de Tenerife, a través del Consejo Insular de Aguas, destina 2,8 millones de euros a la instalación de placas fotovoltaicas en las desaladoras de agua de Mar de Abona, en Granadilla, y en la de Fonsalía y depósito de Las Charquetas en Guía de Isora. Ambas estaciones desaladoras producen 14.000 m³ al día, con posibilidad de incrementar a 21.000 m3. La liberación de esta cantidad de metros cúbicos al día por cada una de ellas supone el riego del orden de 2.000 hectáreas de platanera con agua proveniente de recursos tradicionales.

La desaladora de Granadilla fue entregada al Cabildo tras una inversión del Ministerio de Medio Ambiente de 16,5 millones, junto con una inversión de cinco millones más hecha por el Cabildo.

Las estaciones desaladoras de agua de mar son una alternativa a la producción de agua proveniente de recursos tradicionales, y su funcionamiento alivia el consumo de agua de galerías y pozos.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.

Popular content

Luz verde a 125 MW de Ignis y construcción de 85,74 MW de Acciona en la Comunitat Valenciana
17 julio 2024 Ignis ha obtenido la autorización administrativa de construcción de Limonero Solar, 125 MW; y Acciona Energía construye los proyectos Ayora I, II y II...