Se proyecta en Bélgica un proyecto flotante en el mar que combina eólica, fotovoltaica y almacenamiento

Share

 

El pasado mes, el vicepresidente del Gobierno de las Islas Baleares y Conseller de Transición Energética, Juan Pedro Yllanes, pidió al Gobierno Central que el marco normativo estatal para las energías marinas tuviese en cuenta la implantación de plantas solares fotovoltaicas flotantes, como ya lo hace con los molinos eólicos flotantes. En ese sentido, Yllanes transmitió al Ministerio de Transición Ecológica (MITECO) una serie de consideraciones al actual marco normativo para que, además de considerar la solar dentro de las energías marinas, se incluyese la conservación de la posidonia y que el suministro de energía renovable marina otorgase prioridad a puertos, cofradías de pescadores, clubes náuticos y los residentes de los municipios más próximos a esas infraestructuras.

En este sentido, la multinacional alemana RWE y la empresa neerlandesa-noruega SolarDuck han dado un paso al frente y han firmado un acuerdo de cooperación para avanzar conjuntamente en el desarrollo de parques solares flotantes en alta mar.

El diseño de plataforma triangular de SolarDuck para plantas fotovoltaicas flotantes en el mar ha recibido la primera certificación del mundo para energía solar flotante en alta mar por parte de Bureau Veritas. La plataforma está diseñada para flotar varios metros por encima del agua y seguir las olas, algo comparable a una alfombra. De este modo, los componentes eléctricos importantes permanecen secos, limpios y estables. Esto garantiza la longevidad de la estructura semisumergible al tiempo que permite un funcionamiento y un mantenimiento seguros.

Para acelerar el desarrollo de la tecnología, RWE invertirá en la planta piloto de SolarDuck en alta mar Merganser con una capacidad nominal de 0,5 MWp, que entrará en funcionamiento en 2023. Merganser se instalará frente a la costa de Ostende, en el Mar del Norte belga, y será el primer proyecto piloto en alta mar de SolarDuck.

El proyecto prevé la integración de plantas solares flotantes en un parque eólico marino, lo cual permite un uso más eficiente del espacio oceánico para la producción de energía (al aprovechar el espacio entre las turbinas eólicas), así como sinergias en la construcción y el mantenimiento de las plantas.

Además, RWE participa en la licitación de terrenos para parques eólicos marinos en la licitación Hollandse Kust West (HKW) del gobierno holandés y ha incluido a SolarDuck en su oferta con una innovadora combinación de plantas solares flotantes marinas y soluciones de almacenamiento integradas.

El parque eólico marino contará con una planta solar marina flotante a escala precomercial de 5 MWp en combinación con soluciones de almacenamiento de energía.

RWE y SolarDuck afirman que tienen la intención de explorar nuevas oportunidades para desarrollar parques solares marinos flotantes comerciales. Se prevén tanto plantas autónomas como híbridas.

 

 

 

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.

Popular content

“Para evitar incendios como el de la planta fotovoltaica Talaván en Cáceres, hay que endurecer las pruebas durante la fabricación de equipos”
23 julio 2024 Se cree que el incendio de la planta propiedad de Ellomay se originó en el fallo de un conductor eléctrico. Asier Ukar, director de la consultora Kiwa...