Un proyecto pionero en el mundo propone la solar flotante para acabar con la sequía en España

Share

 

El Instituto de Domótica y Eficiencia Energética (IDEE) de la Universidad de Málaga (UMA) ha desarrollado Agua+S, un proyecto de economía circular capaz de acabar con la sequía. Y no solo eso, sino que «el proyecto convertiría a España en una exportadora de energía y agua», explican sus desarrolladores.

Agua+S propone la aplicación de un ciclo sostenible de desalinización de agua de mar a partir de tres infraestructuras coordinadas: una planta desaladora, una red de estación de bombeo y una planta fotovoltaica flotante.

La primera se debería colocar cerca del mar, en la desembocadura del río. La estación de bombeo se ubicaría en el cauce del río y trasladaría el agua desde la desaladora hasta el embalse del pantano, de manera inversa a su recorrido natural. El proyecto, además, soluciona el problema que presenta el agua que generan las desaladoras. “Normalmente se tienen que mineralizar, ya que consumir esta agua tan pura es perjudicial para la salud. Por lo tanto, nosotros optamos por verterla en los embalses para que se mezcle con el agua que estos recogen. Además, así se simplificaría la distribución, ya que sería agua que se añade a la infraestructura habitual”, explica Salvador Merino, investigador del proceso. Finalmente, se instalará una planta fotovoltaica flotante sobre el agua de un embalse, a menos de 20 km del mar, permitiendo suministrar la energía necesaria para desarrollar todo este proceso.

Según el grupo de investigación que lo propone, se trata de una “propuesta innovadora a nivel mundial, ya que es la primera vez que se apuesta por el uso de estas tres instalaciones de forma conjunta”. Además, los investigadores aseguran que es totalmente reproducible y podría replicarse en cualquiera de las cuencas fluviales que dispongan de un embalse, próximo a la costa, desde el que se distribuya agua potable tanto para riego como para consumo humano.

 

Propuesta innovadora que se amortizaría en cuatro años

“Agua+S permitiría la producción de 20 Hm3 de agua anuales, que podrían ser ampliables, al tratarse de un proyecto modular”, señala Francisco Guzmán, uno de sus impulsores, quien destaca que es una solución limpia, tanto la energía que produce como el proceso para conseguirla, además de su instalación.

El profesor de la Escuela de Ingenierías Industriales asegura que para su puesta en marcha no será necesario ningún tipo de expropiación de tierras, ni se precisará la instalación de tuberías adicionales, puesto que la red de distribución ya existe.

Otro de los aspectos positivos que presenta el proyecto es la generación de salmuera, a partir del proceso de desalación, «que daría lugar a una industria paralela para la creación de hidrógeno, sal, cloro y otros derivados químicos, siempre sostenibles, de interés comercial», explican los promotores del proyecto.

Los ingenieros del IDEE plantean ampliar las instalaciones fotovoltaicas flotantes: “Estas infraestructuras presentan múltiples ventajas frente a las terrestres gracias a la ausencia de polvo, la reflexión solar sobre la superficie del agua y al enfriamiento de los paneles por el efecto de la misma”, señalan. “En instalaciones ya existentes se han apreciado rendimientos de hasta un 20 por ciento más de energía”, aseguran. De hecho, según explican, los estudios ecológicos realizados demuestran que, sin que haya peligro de alterar el equilibrio biológico del embalse, se podría cubrir hasta un 30% de la superficie del mismo.

Según los expertos, el proyecto se podría implantar en menos de un año con un coste de unos 60 millones de euros, que se rentabilizaría en tres o cuatro años. Actualmente, la iniciativa se estudia en el Ministerio para la Transición Ecológica y ha pasado por el Senado y la Junta de Andalucía, donde podría declararse Proyecto estratégico.

Liderada por el Instituto de Domótica y Eficiencia Energética de la Universidad de Málaga – asesor de la Comisión Europea de la Energía- para su puesta en marcha se crearía un consorcio en el que también participarían empresas privadas, aunque, finalmente, la distribución del agua se realizaría mediante la distribuidora oficial de la zona y la energía producida se inyectaría a la red eléctrica para su aprovechamiento general.

 

 

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.