La agrovoltaica brillará en Francia tras el reconocimiento presidencial

Share

La energía solar integrada en la producción agrícola, o agrovoltaica, parece que va a desempeñar un papel importante en el desarrollo solar en Francia. La aplicación recibió una mención especial del presidente Emmanuel Macron cuando anunció la propuesta de política energética de su gobierno el 10 de febrero, que incluía un objetivo solar de 100 GW para 2050.

Xavier Daval, presidente de la comisión solar francesa, SER-Soler, dijo a pv magazine que el reconocimiento de la agrovoltaica como uno de los «tres pilares» del desarrollo solar señala su importancia en el desarrollo fotovoltaico del país.

«Tenemos que entender que [en el anuncio de la política de 100 GW] por primera vez se identifica la energía solar como una solución», dijo Daval. «En segundo lugar, el presidente habló de la agrovoltaica, utiliza la palabra como el tercer pilar de la energía solar, siendo los tres el tejado, el suelo y la agrovoltaica».

Daval señaló que el objetivo de 100 GW de energía solar debe considerarse desde el punto de vista de que se ha hecho durante una campaña electoral. Junto al objetivo solar, Macron anunció que el país construiría seis nuevos reactores nucleares del tipo EPR2 en el marco de la política.

«El juego no ha terminado [para la energía solar]», señaló Daval. Aunque el objetivo de 100 GW para 2050 puede parecer impresionante, representa unos 5 GW de instalaciones anuales, muy por debajo de la ambición de otros países europeos. Todos los países de la Unión Europea, excepto Francia, alcanzaron sus objetivos de renovables para 2020. Para Francia, esta meta era del 23%, y su cuota fue del 19,1%. España supera en 1,2 puntos su objetivo del 20%. Alemania, con el 19,3%, supera en casi 2 puntis porcentuales su objetivo del 18%.

«Hay que analizar esta secuencia como una más de las incluidas en la campaña presidencial francesa», continuó. «Para mí, la lectura que hago del actual dilema que se da en Francia entre la nuclear y las renovables es la típica lucha entre lo antiguo y lo moderno, el pasado glorioso de Francia contra la incertidumbre de la intermitencia».

«¿Queremos adentrarnos en lo desconocido del futuro y avalar las renovables o queremos recuperar el pasado de Francia? Por desgracia, tengo la sensación de que esta última es más atractiva para el electorado».

Sin embargo, junto con el replanteamiento de la energía solar como solución energética para Francia, y la agrovoltaica como aplicación especialmente prometedora, hay otros aspectos positivos en la política anunciada, señaló Daval. En particular, dijo que la reforma regulatoria para acelerar el despliegue de la energía solar es un gran positivo para la industria.

«Él [Macron] habló de la complejidad administrativa que hay que resolver, y del retraso, que hemos pasado sin hacer mucho. Así que hay algunas señales muy positivas».

La primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas se celebrará el 10 de abril.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.