Impacto de la pandemia del Covid-19 en el mercado europeo de PPAs – Parte IV

Share

La pandemia del Covid-19 podría terminar teniendo un impacto limitado en el mercado europeo de contratos de compraventa de energía, según Jason Tundermann, vicepresidente de desarrollo de negocio de la asesoría comercial con sede en Estados Unidos LevelTen Energy.

«Cuando se trata de la adquisición de energías renovables corporativas, afortunadamente, es probable que los baches económicos temporales sean menos importantes que las tendencias de los precios de la energía a largo plazo», dijo Tundermann a pv magazine. «En el Marketplace de LevelTen realizamos 20.000 pruebas de simulación independientes de Monte Carlo en más de 750 ofertas de PPA cada día, para que nuestros clientes tengan una imagen completa de cómo podría funcionar un PPA durante la duración del contrato».

Tundermann dijo que las caídas de precios del mes pasado están dentro del rango de valores que consideraría el enfoque de análisis de riesgo de LevelTen Energy. Aunque la demanda de energía y los precios han caído dramáticamente, el impacto en los proyectos de energía renovable no es todavía grave, ya que la gran mayoría de los desarrolladores tienen contratos a largo plazo para garantizar un precio por la energía que producen.

Solo los proyectos comerciales que venden energía al mercado spot pueden verse seriamente afectados por la crisis, afirmó. «Los compradores corporativos que previamente firmaron PPA virtuales, y por lo tanto soportan el riesgo del precio de mercado, también experimentarán un aumento de los costos de liquidación de los acuerdos de compra de energía virtual», dijo. «Al mismo tiempo, sin embargo, es importante señalar que estos mismos compradores corporativos presumiblemente también disfrutarán ahora de facturas energéticas más bajas – lo que ilustra específicamente el potencial valor de cobertura de un PPA virtual, si se estructura adecuadamente».

No ha detectado una disminución drástica del valor neto actual de los PPA a largo plazo, lo que debería reconfortar a los numerosos compradores corporativos que han decidido seguir adelante con sus estrategias de adquisición. «Las empresas con objetivos de energía renovable siguen viendo el cambio climático como una amenaza inminente y siguen comprometidas con el logro de sus objetivos de sostenibilidad», subrayó Tundermann.

Hasta ahora, las empresas han indicado que siguen interesadas en adquirir energía renovable a través de nuevos acuerdos de adquisición de energía para cumplir sus objetivos de emisión de gases de efecto invernadero. «La actividad de RFP continúa; de hecho, LevelTen acaba de lanzar su primera RFP europea para un gran comprador de energía», dijo Tundermann.

Retrasos en la cadena de suministro

Los impactos más inmediatos a corto plazo del Covid-19 se han producido por los retrasos en la cadena de suministro y la incertidumbre sobre la financiación. Los proyectos que están en medio del proceso de construcción podrían experimentar retrasos en la entrega de equipos y limitaciones de mano de obra, lo que podría obligar a posponer las fechas de entrada en operación comercial, dijo Tundermann.

«Aunque la industria se enfrenta a importantes reducciones de los precios de la energía y a la interrupción de la cadena de suministro del proyecto, nos anima ver que la comunidad empresarial mantiene el impulso de la adquisición de renovables», dijo. «Solo unas pocas transacciones planificadas en la plataforma LevelTen están en pausa durante la crisis de Covid-19, y ningún comprador ha pedido cancelarlas».

Lo bueno de los PPA, explicó Tundermann, es que son contratos a largo plazo para proyectos que no se espera que lleguen a la operación comercial hasta dentro de uno o tres años, por lo que la volatilidad a corto plazo no tiene un impacto importante en el valor de los acuerdos.

«Aunque Covid-19 está teniendo un efecto material en los precios de la energía -y causando valores de liquidación más bajos a corto plazo- creemos que es importante que las empresas y los promotores mantengan una perspectiva a largo plazo sobre lo que impulsa la valoración de los proyectos», dijo. «Esto significa mantener la vista puesta en la intersección del crecimiento de la demanda y el costo de la oferta, y no en los desastres a corto plazo o sus efectos económicos».

El cambio climático sigue siendo crítico para la sostenibilidad empresarial a largo plazo, añadió Tundermann.

«Si una corporación firma un PPA ahora, el proyecto no comenzará la construcción hasta el próximo año, cuando (esperemos) todo el mundo vuelva a trabajar», concluyó. «Ese trabajo no solo será crítico para volver a encarrilar nuestra economía, sino que también es crítico para reducir las emisiones a largo plazo».

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.