Países Bajos instalará módulos fotovoltaicos a lo largo de 40 km de una autopista

Share

Rijkswaterstaat – la agencia de gestión del agua de los Países Bajos, dependiente del Ministerio de Infraestructuras y Gestión del Agua – planea desplegar una planta solar a gran escala a lo largo de la autopista A37, en la provincia nororiental de Drenthe.

La agencia está celebrando reuniones con el gobierno provincial de Drenthe y los municipios de Coevorden, Emmen y Hoogeveen – así como con el operador de red Enexis Groep y el operador del sistema de distribución Rendo – para discutir cómo se desarrollará el parque solar.

El proyecto, que forma parte de un programa gubernamental de construcción de proyectos piloto de energía renovable en terrenos estatales, implicará la instalación de módulos fotovoltaicos a lo largo de un tramo de 40 kilómetros de la autopista, además de paneles solares en la franja mediana entre los dos carriles. El proyecto abarcará unas 300 hectáreas en total, y se construirá sin tener un fuerte impacto visual en el paisaje circundante, explicó Rijkswaterstaat. La agencia llevó a cabo un estudio preliminar de exploración espacial para el proyecto en 2016.

En octubre de 2017, la empresa constructora Heijmans, con sede en los Países Bajos, anunció planes para construir barreras de ruido con módulos solares bifaciales integrados a lo largo de varias autopistas en los Países Bajos. Su primer proyecto, finalizado en febrero pasado, es un tramo de 400 metros de la A50, cerca de la ciudad sureste de Uden.

El Rijkswaterstaat ha utilizado la instalación para estudiar la viabilidad de instalar aún más proyectos de barreras solares contra el ruido. Desde entonces, la Comisión Europea ha financiado un nuevo proyecto de 1,4 millones de euros – dirigido por el Rijkswaterstaat, el Centro de Investigación Energética de los Países Bajos y la Comunidad de Aplicación de la Energía Solar – para acelerar el uso de la energía fotovoltaica en las barreras de ruido a lo largo de las principales carreteras de Europa.

En septiembre de 2018, la agencia también anunció planes para probar la viabilidad de las carreteras solares como alternativa a la construcción de grandes proyectos solares. “Encontrar espacio para la generación de energía solar requiere creatividad”, dijo la agencia.

Rijkswaterstaat comenzó a buscar superficies alternativas en las que desplegar la energía solar en marzo de 2017, cuando anunció un plan para utilizar las superficies de agua y los terrenos del estado para conjuntos fotovoltaicos y otros proyectos de energía renovable.