Científicos de la Universidad de Jaen crean una herramienta para evaluar la rentabilidad de sistemas fotovoltaicos residenciales

Share

Investigadores de la Universidad de Jaén afirman haber desarrollado un método para evaluar la competitividad de costes y la rentabilidad de los sistemas fotovoltaicos para el autoconsumo sin sistemas de almacenamiento asociados.

En el artículo A new approach based on economic profitability to sizing the photovoltaic generator in self-consumption systems without storage (Un nuevo enfoque basado en la rentabilidad económica para dimensionar el generador fotovoltaico en sistemas de autoconsumo sin almacenamiento), los investigadores dicen que su método de inversión orientado al cliente tiene en cuenta más factores que los enfoques tradicionales. El equipo español dice que su método considera los impuestos, la depreciación, la tasa operación y mantenimiento de dichos sistemas y los costes de financiación, además de los índices habituales de valor actual neto, autosuficiencia y autoconsumo.

Se dice que el modelo tecnoeconómico se basa en la maximización de la rentabilidad económica, utilizando como criterio el valor actual neto (VAN), es decir, la diferencia entre el valor actual de las entradas de efectivo y los gastos de capital relacionados con el proyecto.

Balance neto

Los investigadores consideraron dos escenarios: Uno en el que el excedente de electricidad se inyecta a la red a cambio de una compensación en virtud de la medición neta; y otro en el que el excedente de energía se desperdicia. En ambos casos, la remuneración de la electricidad de consumo propio se calculó en función de los precios del mercado minorista.

“El intervalo de registro de los datos de consumo de carga e irradiancia es crucial para estimar determinados parámetros económicos que se estiman a través de la energía autoconsumida”, escribió el equipo de investigación.

Los científicos afirman que solo hay un valor máximo para la potencia de una instalación que proporciona la máxima rentabilidad económica. “En general, para cada una de las casas, se logra un VAN más alto cuando se considera el tiempo de uso en el precio de la electricidad, en lugar de una tarifa plana”, agregaron.

El modelo se probó durante 12 meses en tres hogares del sur de España con energía fotovoltaica en tejados desde junio de 2016 hasta mayo de 2017. “El método desarrollado aquí puede ser fácilmente replicable ya que está ampliamente detallado y puede ser aplicado en cualquier país si se consideran los parámetros tecnoeconómicos correspondientes”, afirmaron los investigadores.