La descarbonización del sector eléctrico, clave para el futuro del planeta

Share

Boletín de la Organización Meteorológica Mundial sobre los Gases de Efecto Invernadero

El lunes 25 de noviembre se publicó el Boletín sobre los gases de efecto invernadero de la Organización Meteorológica Mundial correspondiente a las observaciones realizadas durante el año 2018 en todo el mundo.

En el boletín se destaca que la presencia en la atmósfera de gases de efecto invernadero debida a la acción humana ha alcanzado cifras récord. La mayor contribución al calentamiento global es la correspondiente a las emisiones de dióxido de carbono. Se calcula que la concentración de CO2 alcanzó los 407,8 ppm durante 2018 y que su concentración en la atmósfera es actualmente un 147% superior a la correspondiente a 1750, en la época preindustrial. Le siguen en importancia, por su contribución al calentamiento global, el metano y el óxido nitroso, que en 2018 alcanzaron niveles un 259% y un 123% superiores a los de la época preindustrial respectivamente.

Este informe también menciona otros gases de efecto invernadero que, pese a ser aun menos abundantes, también son muy dañinos y su proporción está aumentando rápidamente. Entre estos, se encuentra, por ejemplo, el hexafluoruro de azufre, SF6, cuya presencia se ha duplicado desde mediados de los noventa. Este gas se utiliza en la industria como aislante para los equipos eléctricos.

La gravedad del problema no reside solamente en las altas concentraciones de los gases de efecto invernadero en la atmósfera, sino también en su rápido aumento y en la falta de perspectivas de que se produzca una disminución en su concentración en la atmósfera en los próximos años.

Informe sobre la Brecha de Emisiones 2019 del Programa de la ONU para el Medio Ambiente

El martes 26 de noviembre también se hizo público el Informe sobre la Brecha de Emisiones 2019 del Programa de la ONU para el Medio Ambiente. Este informe expone la diferencia entre las emisiones de gases de efecto invernadero estimadas para 2030 y las que deberían ser para alcanzar los compromisos del Acuerdo de París para evitar que la temperatura del planeta aumente más de 1,5°C.

Según este informe, pese a los compromisos políticos, en la última década no se ha frenado el aumento las emisiones de gases de efecto invernadero, sino que han aumentado aproximadamente un 1,5% anual. Por este motivo, para alcanzar los compromisos adquiridos serán necesarias reducciones más importantes y en un menor período de tiempo.

El informe incluye una serie de recomendaciones para reducir esta diferencia y evitar aumentos de la temperatura superiores a 1,5 °C. Este año en el informe se incluyen las oportunidades para reducir el ritmo de calentamiento global relacionadas con la transición energética, centrándose en los sectores de la energía, el transporte y los edificios.

En el caso de la Unión Europea, entre otras cosas, se recomienda la eliminación gradual de las centrales eléctricas de carbón y tomar las medidas necesarias para hacer desaparecer totalmente el carbono del suministro eléctrico entre 2040 y 2050.

Emisiones procedentes del sector eléctrico

El sector eléctrico es clave para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Según datos de la Agencia Internacional de la Energía, a nivel mundial las emisiones debidas a la generación de electricidad suponen alrededor del 40% del total de las emisiones de CO2 procedentes del uso de combustibles fósiles.

Según datos de Eurostat, en la Unión Europea, las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del uso de combustibles fósiles en el sector de la energía disminuyó un 29% entre 1990 y 2016. Dentro de este sector, el 86% de las emisiones corresponde a la generación de electricidad y calor. El descenso en las emisiones del sector de la energía ha sido posible gracias al aumento de la presencia de las energías renovables y del uso del gas natural para la generación eléctrica en sustitución de otros combustibles fósiles más contaminantes como el carbón, junto con el aumento de la eficiencia energética. El uso de las energías renovables en la generación de electricidad se ha triplicado desde inicios de siglo, siendo la energía eólica la que más ha aumentado en estos años. Según se aprobó en el Marco de Políticas de Energía y Cambio Climático 20212030, el objetivo de reducción de gases de efecto invernadero de la Unión Europea para 2030 es del 40%, como mínimo, respecto al nivel de emisiones de 1990, por lo cual se han de seguir tomando medidas para ampliar progresivamente el peso de las energías renovables en la generación de la electricidad, con el objetivo de alcanzar al menos el 27% de energías renovables en 2030.

Por otra parte, pese a los datos positivos de reducción de emisiones en la Unión Europea de los últimos años, España es de los pocos países de la Unión Europea que en el período de 1990 a 2016 aumentó sus emisiones de gases de efecto invernadero. El aumento en las emisiones correspondiente al sector de la energía fue de más de 30 millones de toneladas en este período. Por este motivo, es importante la adopción de las medidas necesarias para reducir las emisiones del país. Aun así, el aumento en la producción con energías renovables también ha permitido disminuir las emisiones de CO2 asociadas a la generación eléctrica. Según datos de Red Eléctrica de España, se ha pasado de estar por encima de los 110 millones de tCO2 en 2007 a menos de 65 millones de tCO2 en 2018.

Para reducir sus emisiones, en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) España se ha fijado como objetivo alcanzar el 100% de la generación de electricidad con energías renovables para el año 2050 y evitar así las emisiones relacionadas con este sector. Esto se pretende complementar con un aumento de la electrificación en el sector del transporte.

Fuente: REE.

Estos datos demuestran la importancia de seguir trabajando en la descarbonización del sector eléctrico. Debemos seguir trabajando para impulsar la Revolución Fotovoltaica y para incrementar la instalación de más potencia de otras energías renovables como la eólica. El cambio debemos hacerlo en España y en Europa, pero también hay que hacerlo extensivo al resto del mundo. La COP25 será una oportunidad para generar conciencia y aunar esfuerzos en un tema tan fundamental como el futuro de nuestro planeta.

Cumbre Mundial del Clima COP25

La Cumbre Mundial del Clima COP25 se celebrará en Madrid entre el 2 y el 13 de diciembre próximos. Está previsto que asistan más de 25 000 personas procedentes de 200 países, entre las cuales habrá desde jefes de Estado y de Gobierno hasta científicos y empresarios.

Teniendo en cuenta los informes antes mencionados, es imprescindible que en esta cumbre se acuerden medidas para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono o el metano, para disminuir el ritmo de calentamiento global, a la vez que también es necesario alcanzar compromisos que permitan mejorar la calidad del aire.

La ONU espera que en esta cumbre los países participantes se comprometan a revisar al alza sus planes de recortes en las emisiones de gases de efecto invernadero con el objetivo de frenar el avance del cambio climático. 

Fuente: AleaSoft Energy Forecasting