Anpier solicita a la CNMC acceso simplificado para instalaciones de menos de 5 MW para optimizar el uso de las redes de distribución

Share

Anpier, la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica, ha solicitado a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que las instalaciones de producción renovable en agrupaciones menores de 5 MW que conecten a red de distribución de tensión hasta 30 kV tengan un mecanismo de tramitación abreviado y con unos plazos de respuesta de REE y de la distribuidora que no exceda de los 15 días naturales.

También ha pedido que las instalaciones de producción renovable en agrupaciones menores de 2 MW, que conecten a red de distribución de tensión hasta 30 kV no precisen la autorización de REE, pues su incidencia en la red de Transporte es insignificante y perfectamente controlada por el distribuidor, sobre cuya red se vierte.

Los consumos que se efectúan en Nivel de Tensión (NT) hasta 30 Kv -desde el que se suministra a la totalidad de consumidores domésticos y buena parte de la industria y servicios- representan el 74,8% del total, mientras que la producción inyectada en este NT sólo representa el 5,7% del total. Además, los consumos en NT>30 kV representan el 25,2%, mientras que la producción inyectada en estos niveles es del 94,3%. Otro dato interesante es que la producción vertida en NT<30 kV, provoca una pérdida de hasta 11,4%, sensiblemente inferior a la vertida en NT superiores. El déficit de inyección de energía en los NT más bajos genera pérdidas añadidas de hasta un 5,8%.

Partiendo de la información emitida por la CNMC sobre la producción/consumo, con motivo de la propuesta para el establecimiento de los nuevos peajes, referida al ejercicio 2018 (Medido en GWh):

Vemos que las entradas reflejan la producción inyectada, y el consumo la producción que se consume en ese Nivel de Tensión (NT). La diferencia se transfiere a otros niveles de tensión.

Miguel Ángel Martínez-Aroca, presidente de Anpier, destaca la importancia de estas medidas para “permitir una distribución de la propiedad de las instalaciones más social y una mejor asimilación en el terreno al evitar tendidos de alta tensión y superficies desmesuradas de placas en los territorios”.

De esta manera, Anpier ha pedido favorecer el desarrollo de una producción eléctrica lo más distribuida posible, lo que supone beneficios en cuanto a la eficiencia, al minimizar las pérdidas y optimizar las redes de distribución.