Andalucía demanda inversiones para transportar 11.430 MW más generados por energías renovables

Share

El consejero de Hacienda, Industria y Energía de Andalucía, Juan Bravo, ha mantenido una reunión con la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, a la que ha trasladado las necesidades más urgentes de Andalucía en materia de infraestructuras de la red de transporte eléctrico para mejorar la seguridad del sistema y atender el desarrollo de proyectos de energías renovables y garantizar su evacuación a la red, para lo que ha demandado ampliar su capacidad actual en 11.430 MW.

El Gobierno andaluz ha presentado a la ministra su propuesta de actuaciones prioritarias con el objetivo de que sean incluidas en la nueva planificación energética que Red Eléctrica de España diseñará en los próximos meses: El próximo 2 de junio expira el plazo de tres meses que han tenido las comunidades autónomas para presentar sus propuestas de planificación de infraestructuras de la red de transporte. El gestor de la red de transporte, REE, cuenta con un periodo de seis meses más -hasta noviembre de este año- para plantear su propuesta de planificación vinculante para el periodo 2021-26, que será la hoja de ruta que recoja las actuaciones de inversión que ejecutará durante los próximos años.

En el transcurso de la reunión, en la que también ha participado la secretaria general de Industria, Energía y Minas, Natalia González, Bravo ha señalado que Andalucía aspira a aportar, al menos, el 45% de los 57.000 MW previstos en el PNIEC para 2030, esto es, 25.650 MW.

Este objetivo se sustenta en un análisis exhaustivo del potencial renovable de la comunidad autónoma realizado por la Agencia Andaluza de la Energía, que se incorporará a la propuesta de infraestructura que la consejería presentará ante el Ministerio los próximos días, y que arroja una cifra superior a los 300.000 MW. En concreto, Andalucía cuenta con un potencial para instalar proyectos de energías renovables de 312.560 MW, de los que el 81% corresponde a recurso fotovoltaico, el 8,2% a recurso eólico, el 6,3% a termosolar, el 3,5% a eólica marina y el 0,6% a biomasa.

Actualmente, hay al menos 32 nudos saturados en la comunidad andaluza que no disponen prácticamente de capacidad para la conexión de nuevos proyectos, además de seis grandes ejes que se extienden por zonas de alto recurso renovable y que, o bien están ya saturados o están en fase de saturación, y donde hay más demanda de desarrollos renovables.

A cierre de 2018, la comunidad tenía instalados 6.104 MW de potencia eléctrica renovable a los que sumar otros 9.689 MW de proyectos cuyo acceso a la red ha sido autorizado. La capacidad actual disponible se estima así en 4.531 MW, cifra que no cubre siquiera los proyectos que ya han solicitado acceso a la red, y que por tanto resulta insuficiente para alcanzar los objetivos fijados en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima. Por esta razón, Andalucía requiere de una red de transporte capaz de evacuar la energía generada por los proyectos renovables y que permita ampliar la capacidad actual en 11.430 MW para cumplir la aspiración de alcanzar esos 25.650 MW instalados en el horizonte de 2030.

La propuesta andaluza de inversiones contempla un importante desarrollo en ejes de 400 kilovoltios (kV) para mejorar la conexión de Andalucía con el resto de España y el impulso a los grandes ejes interiores para la evacuación de los recursos renovables, así como la construcción de 14 nuevas subestaciones de 220 y 400 kV y la ampliación de las existentes.

Así, la Junta plantea nuevas subestaciones en La Palma del Condado (para la alimentación del AVE y evacuación de proyectos fotovoltaicos), Guadaíra y Aznalcóllar (para mejorar la capacidad de evacuación renovable en el Sur de Sevilla y Cádiz), Sevilla Norte (para dar apoyo a la red de distribución), Hornachuelos y Pozoblanco (para evacuación de proyectos fotovoltaicos), Morón (para evacuación de generación renovable fotovoltaica), Ventilla (para dar apoyo a la red de distribución de la zona), Andújar y Úbeda (para evacuación de renovables), Don Fadrique (para aumentar la evacuación de proyectos verdes) y Totana(Murcia), así como en Mazuelos y Nerja (para dar apoyo a la red de distribución de sus respectivas zonas).

Entre las actuaciones que la Administración autonómica considera más prioritarias para su inclusión en la próxima planificación de la red de transporte que REE ejecutará entre 2021 y 2026, se encuentra el mallado de la línea de 220 kV Puebla de Guzmán-Costa de la Luz, con la que se pretende dar respuesta a la situación de la Faja Pirítica y sus comarcas, en la provincia de Huelva. Se trata de una de las zonas que cuenta con una peor calidad del suministro, con un tiempo de interrupción equivalente de la potencia instalada (TIEPI) de 2,84 horas frente a las 1,97 horas de Andalucía y las 1,86 horas de media del conjunto nacional. Con el refuerzo del mallado aflorará capacidad para la conexión de nuevos suministros, se mejorará el apoyo a la distribución de la zona y se permitirá la conexión de proyectos renovables.

Asimismo, la Junta de Andalucía plantea la necesidad de reforzar el mallado de la línea de 400 kV Puebla de Guzmán-Brovales (Extremadura) para mejorar la capacidad de evacuación de proyectos fotovoltaicos; el cierre del anillo de 400 kV de Sevilla para aumentar la seguridad del suministro; la conexión de la línea de 400 kV Arcos de la Frontera-Cartuja y el eje de conexión con Guadaíra, tanto para incrementar la seguridad como para evacuar proyectos de renovables; el mallado de las líneas Carmona-Hornachuelos-La Roda-Pozoblanco y conexiones con Extremadura y Castilla-La Mancha; una nueva conexión de 220 kV Zumajo-Facinas; el mallado de la línea de 400 kV Guadame-Caparacena y Guadame-Úbeda-Baza; una nueva conexión de Úbeda con Manzanares para aumentar la capacidad de los proyectos renovables; el mallado Baza-Don Fadrique, y la conexión de la línea de 220 kV Polígono-Saleres.