Abierto hasta el próximo 22 de marzo el periodo de información pública del Marco Estratégico de Energía y Clima

Share

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha animado a la participación de todos los agentes para enriquecer Marco Estratégico de Energía y Clima, aprobado por el Consejo de Ministros el viernes 22 de febrero, y cuyo periodo de información pública permanecerá abierto hasta el próximo 22 de marzo. Ribera ha señalado que este paquete de medidas –que incluye el Anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, la Estrategia de Transición Justa y el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030–, facilitará “una transformación de la economía española en la que el país ganará en prosperidad, seguridad energética, desarrollo tecnológico y justicia social, acompañando a los colectivos más vulnerables”.

El pasado jueves, 28 de febrero, Ribera presidió el Consejo Nacional del Clima, el foro institucional que reúne a todas las administraciones públicas, las organizaciones y entidades representativas de intereses sociales y ambientales para promover su participación en la elaboración y seguimiento de las políticas sobre cambio climático promovidas por el Estado. El encuentro se celebró en la sede madrileña del Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO).

“Creemos que España ha de posicionarse cuanto antes en un proceso de transformación que ya está en marcha en todo el mundo para aprovechar al máximo sus oportunidades y facilitar la modernización de nuestra economía”, señaló Ribera.

El Marco Estratégico de Energía y Clima articula medidas que, según los seis modelos matemáticos empleados en su desarrollo, generarán entre 250.000 y 364.000 nuevos empleos de calidad entre 2021 y 2030 (empleo anual no acumulado) ligados a la industria, la mejora de eficiencia –especialmente, la rehabilitación de casas y de edificios–, la innovación, las energías renovables y el sector servicios.

En conjunto, se generarán inversiones y oportunidades de negocio por más de 200.000 millones de euros a lo largo de la próxima década. De ellos, en torno a un 20% corresponderá a inversiones de las distintas administraciones públicas, incluida la Unión Europea. Esta movilización permitirá aumentar el Producto Interior Bruto entre 19.300 y 25.100 millones entre 2021 y 2030, al tiempo que facilitará que España cumpla con sus compromisos internacionales en materia de cambio climático que fijan en 2050 el momento en el que el país debe producir emisiones netas cero.

Las medidas aprobadas en el Consejo de Ministros prevén una generación eléctrica renovable del 74% en 2030 lo que supondrá, a su vez, que el 42% del consumo final de energía sea de origen renovable ese mismo año. Este impulso permitirá a España reducir su dependencia energética del exterior, produciendo un ahorro acumulado en la balanza comercial de 75.379 millones de euros respecto a un escenario sin la implementación de medidas.

Además de un análisis su potencial impacto económico, el Marco de Energía y Clima ofrece un cálculo sobre la incidencia de sus medidas en la salud pública. Su puesta en marcha, según los modelos empleados, permitirá reducir en un 44% los dióxidos de azufre y en un 29% los óxidos nitrosos, dos de los principales agentes contaminantes de la atmósfera y responsables de la formación de las partículas PM2.5, las más perjudiciales para la salud, que disminuirán en un 31%.

Ribera ha destacado los beneficios climáticos y ambientales a largo plazo de las medidas de adaptación al cambio climático, tan importantes como las acciones de mitigación. El Marco de Energía y Clima en su conjunto fomenta un uso y gestión responsable de los recursos naturales y de nuestro patrimonio común, el agua, los suelos, la biodiversidad. Y, en concreto, el anteproyecto de ley de Cambio Climático plantea que la adaptación tenga rango de Ley, sirviendo de paraguas a los planes de trabajo que ya se están realizando y a los futuros.

Además, el anteproyecto de Ley recoge, por primera vez, la definición de un sistema de indicadores de impactos del cambio climático en Españay medidas de adaptación, que facilite un seguimiento y evaluación de las políticas públicas que se hacen en esta materia y la necesidad de elaborar informes de riesgos.

En el próximo semestre, el Gobierno de España deberá elaborar un nuevo Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC), 2021-2030, como instrumento de planificación básica para promover la acción coordinada y coherente frente a los efectos del cambio climático en España. Se desarrollará mediante Programas de Trabajo que se aplicarán en periodos de 5 años y cuyos resultados serán revisados periódicamente. Esas revisiones se tomarán como referencia para preparar las propuestas a incluir en el siguiente Programa.

Por otro lado, se trabajará en la integración de los riesgos derivados del cambio climático en la planificación y gestión hidrológica, en la costa, en las infraestructuras del transporte y en la ordenación de los usos del suelo. Asimismo, se prevén medidas para la protección de la biodiversidad y sus hábitats frente al cambio climático y disposiciones relativas a la política forestal y desarrollo rural.