El proyecto europeo CoordiNet crea una plataforma europea de energía para abrir el mercado a los consumidores

Share

Un total de 23 empresas e instituciones de diez países entre las que se cuentan Endesa, Iberdrola, REE, Tecnalia, Universidad Pontificia de Comillas, Our New Energy y el Ayuntamiento de Málaga participan en el proyecto de innovación europeo CoordiNet, que busca lograr una participación más activa de los consumidores en los mercados eléctricos y aprovechar la flexibilidad que los consumidores y pequeños generadores pueden proveer al sistema y que actualmente no se utiliza para mejorar la estabilidad de la red.

El proyecto, cuyo lanzamiento se realizó el pasado viernes en la sede de Endesa y que se extenderá hasta 2022, coordinará a transportistas, distribuidores y  consumidores de electricidad para definir sus nuevos roles en un entorno en el que los flujos de electricidad dejan de ser unidireccionales (desde la gran planta de generación al consumidor), para convertirse en bidireccionales.

El creciente peso de las renovables en el mix de generación energética, el avance de la generación distribuida (fuentes de pequeño tamaño y cercanas al lugar de consumo), el desarrollo del autoconsumo, del almacenamiento de energía o la integración masiva del vehículo eléctrico presentan nuevos retos para el sector que obligan actualizar los papeles de todos los agentes implicados.

“La generación eléctrica del futuro será renovable, más variable, menos previsible y descentralizada que la generación eléctrica tradicional, lo que exige mayor flexibilidad para casar oferta y demanda”, se lee en la nota de prensa del proyecto.

Todos estos cambios afectarán a empresas y consumidores, y requerirán una mayor flexibilidad en la expansión y operación tanto de la generación como de la demanda, para lograr que el sistema eléctrico funcione de manera segura y eficiente desde el punto de vista económico.

Con el proyecto CoordiNet, coofinanciado por la UE, se pretende demostrar como los operadores del sistema (TSO en sus siglas en inglés), encargados de velar por el balance de los sistemas eléctricos nacionales y gestionar las redes de transporte (alta tensión), y las distribuidoras (DSO), gestoras de la red de media y baja tensión, pueden actuar de manera coordinada para comprar y activar servicios de redes,  favorecer la cooperación de todos los actores y eliminar las barreras de participación activa de los clientes en el mercado.

Para hacerlo, CoordiNet pondrá en marcha tres demostradores a gran escala en España, Grecia y Suecia, en varias localizaciones: Cádiz, Málaga, Murcia y Albacete en España; Cefalonia y Mesogeia en Grecia; y Uppsala, Malmö, y Gotland en Suecia.

En estas demostraciones participarán TSOs, DSOs y consumidores, en cooperación con los agentes del mercado. El Consorcio de empresas participantes definirá y promoverá productos estandarizados para dar servicios de flexibilidad al sistema eléctrico (equilibrado del sistema y gestión de las congestiones) así como las plataformas necesarias para desarrollar este nuevo mercado europeo.

“Salvando las distancias,  y del mismo modo que ha ocurrido con plataformas en el sector de alojamiento y de transporte, la incorporación al mercado de recursos infrautilizados pueden generar valor para los dueños de los mismos, y para el sistema como un todo. Las soluciones que se probarán en CoordiNet pueden permitir dar los primeros pasos para implementar importantes cambios a nivel europeo y desarrollar tecnología clave para el futuro”, afirmó Pilar Nieto, responsable de Network Technologies en Endesa.

En el proyecto participan Endesa, Iberdrola, REE, Tecnalia, Universidad Pontificia de Comillas, Our New Energy, Ayuntamiento de Málaga, Vattenfall Eldistribution AB, E.ON Energidistribution, Svenska Kraftnät, Ayuntamiento de Uppsala, Energiforsk, Expektra, RWTH Aachen, HEDNO, IPTO, ICCS/NTUA, VITO, N-SIDE, ENGNEERING, OFFIS, EDSO y ETRALUX; y colaborarán empresas como CIRCE e IREC, entre otras.

El pasado 18 de enero, el acuerdo para la reforma del mercado eléctrico europeo que tiene como principal objetivo adecuar el sistema eléctrico para alcanzar los objetivos de descarbonización y de producción renovable para 2030, recibió la aprobación del Consejo de la Unión Europea y de los representantes permanentes del Parlamento. La decisión comprende tanto la Directiva como el Reglamento para el mercado interno de electricidad, y debe ser finalmente aprobada en sesión plenaria en el Parlamento Europeo a finales de marzo.