Baywa r.e.: Hoy España y mañana Alemania

Share

Baywa r.e. ha completado la planta solar Don Rodrigo de 175 MW en Alcalá de Guadaíra y comunicó el pasado viernes su venta a Meag, una empresa de gestión de activos perteneciente a Munich Re. Las partes han acordado no revelar el precio de venta. Un indicio de ello son los 100 millones de euros de financiación provisional concedidos recientemente por Nord LB. Es probable que el precio de venta sea un diez por ciento más alto.

La venta “programada” incluso antes de la víspera de Año Nuevo ayuda a la empresa matriz Baywa AG a cumplir las “expectativas generales para 2018”, dijo el director ejecutivo Klaus Josef Lutz. En total se instalaron unos 500.000 módulos solares en una superficie de 265 hectáreas de la planta, situada a 20 kilómetros al sur de Sevilla. Solo han pasado diez meses desde la ceremonia de colocación de la primera piedra. La planta se conectará a la red en los próximos meses.

Don Rodrigo no solo es el mayor proyecto realizado hasta la fecha por BayWa r.e. en el sector solar, sino también el primero de este tipo en Europa que se ha refinanciado a esta escala a través de un acuerdo de compra de energía sin subvenciones. “Esto es innovador”, dice Benedikt Ortmann, Director General de BayWa r.e. Solar Projects. “Demuestra que es posible operar una planta de energía solar de más de 100 MW en la red integrada europea al nivel de costo de las plantas de energía de carbón.

Los acuerdos de compra de energía eléctrica (PPA) ya son comunes en otras partes del mundo, como los Estados Unidos. Sin embargo, estos proyectos con una desgravación fiscal de hasta el 30 por ciento reciben apoyo estatal en ese país. Como resultado, las plantas de energía solar son en primer lugar propiedad de los llamados “inversores fiscales” y luego revendidas.

Los términos exactos del acuerdo de compra de energía para Don Rodríguez no se han revelado, excepto que Statkraft es el comprador y se ha comprometido por 15 años. El precio debería estar entre 3,5 y 4 céntimos por kilovatio-hora.

Lo que es nuevo en estos proyectos en comparación con las instalaciones apoyadas por la EEG alemana es que hay un riesgo de comercialización además de los riesgos técnicos. En el proyecto del sur de España, el precio de comercialización está vinculado al precio de intercambio de la electricidad menos un descuento. Esto probablemente le supondrá a Statkraft un ahorro de precio. Sin embargo, si el precio de intercambio de la electricidad cae por debajo de un determinado umbral, el precio de comercialización no disminuye. De este modo, el riesgo se reparte entre el comprador y el operador del sistema solar.

Según Ortmann, la empresa Baywa r.e. en España tiene una cartera de más de 1 GW de estas centrales sin subsidios que construirá en los próximos años. Probablemente se construirán dos plantas ya en 2019. Además, la compañía también tiene en mente otros países del sur de Europa.

Perspectivas para Alemania

Benedikt Ortmann cree que estos proyectos también son posibles en Alemania. “Con grandes sistemas solares, podemos alcanzar costos de tres céntimos por kilovatio hora en solo dos años y así podremos vender la energía solar sin subsidios”, dice. Según Ortmanns, el mayor obstáculo en Alemania es no construir una planta de energía solar a un coste suficientemente bajo, incluso con un 50 por ciento menos de radiación solar que en el sur de España. Un obstáculo mayor es conseguir áreas suficientemente grandes.

En Alemania existen, sin duda, grandes zonas, como las antiguas zonas de extracción de lignito en el Bajo Rin o en Lusacia, o las antiguas zonas de entrenamiento militar rusas. Pero por un lado, como promotor tienes que ser capaz de estar de acuerdo con los propietarios, por otro lado tienes que obtener los permisos necesarios.

En España, según Ortmann, esto es ahora relativamente fácil. En Alemania, algunos de los responsables municipales seguían opinando que estas instalaciones no subvencionadas no eran económicamente viables, y otros seguían opinando que las instalaciones solares no debían construirse con tamaños tan grandes. Según los cálculos del ISE de Fraunhofer, para instalar 200 GW de energía fotovoltaica, solo se necesitaría el 0,8 por ciento de la superficie agrícola.

La idea de dar a las zonas de lignito una nueva perspectiva con plantas de tamaños de gigavatios no es nueva. En el último Forum Neue Energiewelt, Benedikt Ortmann calculó cómo podría ser un proyecto de este tipo. Ahora, sin embargo, se necesita apoyo político, dice. Greenpeace ya ha anunciado su intención de hacerse cargo de la división de lignito de RWE y de promover allí un gigantesco proyecto de energía renovable.

De la edición alemana. Por Michael Fuhs