Artículo de opinión: cómo puede la fotovoltaica cambiar una región

Share

Hay quien nace en un país pobre, otros en un país rico. En una región con un alto nivel de educación o en una con muy pocos recursos. Ciudades ricas o pueblos muy pobres. ¿Qué determina el destino de un país o una región? Un factor importante son los recursos naturales, bien gestionados, con inversiones en infraestructuras e inversiones en conocimiento. ¿Puede un país pobre cambiar en pocos años gracias a los recursos naturales bien gestionados?

Dubái es un ejemplo. Gracias a los yacimientos de petróleo, el país ha dado un salto al futuro desde lo más profundo de la pobreza. Un país con recursos energéticos bien gestionados puede avanzar ilimitadamente.

La tecnología fotovoltaica ha ido bajando los precios de las placas solares hasta llegar al umbral de la rentabilidad pudiendo vender la energía directamente en el mercado sin ayudas.

Las regiones del sur de Europa son, en general, las menos desarrolladas. No obstante, la naturaleza las ha provisto del mejor recurso energético, la energía solar. Gracias a la tecnología fotovoltaica y a la gran cantidad de horas de sol en el sur del continente, más de 2.000 horas, el sur de Europa es una mina inagotable de energía limpia.

Conjuntamente con la energía eólica y la hidroeléctrica, la energía fotovoltaica irá sustituyendo las energías fósiles contaminantes, primero el carbón y después el gas. También irán sustituyendo a la energía nuclear. Afortunadamente un futuro más limpio es posible. La electricidad obtenida con fuentes renovables limpias irá sustituyendo al resto de energías en todos los ámbitos: industria, doméstico y transporte.

El uso del hidrógeno se irá extendiendo en motores de combustión interna y como fuente de energía en celdas electroquímicas. El transporte del futuro próximo será eléctrico, con baterías o pilas de hidrógeno. Se logrará una atmósfera más limpia y también ciudades sin contaminación del aire y sin los ruidos del transporte.

¿Qué pasará con los precios de la energía? Puede pensarse que una tecnología que usa energía solar fotovoltaica, con precios cada vez más bajos y además bajos costes de mantenimiento va a hacer que el precio de mercado de la electricidad vaya bajando. En AleaSoft consideramos que en los próximos 20 años se mantendrá un equilibrio de mercado en Europa. Las energías renovables irán sustituyendo a las no renovables pero también la demanda eléctrica irá en aumento. En España, según un análisis de Red Eléctrica, por cada millón de coches eléctricos la demanda aumentará un uno por ciento. Pero en el caso del transporte no solo hablamos de coches eléctricos sino de todo tipo de transporte eléctrico terrestre y marítimo. Los barcos del futuro tendrán como combustible el hidrógeno que se fabrica con electricidad.

Las fuentes cercanas de energía son un reclamo para la instalación de nuevas infraestructuras productivas. El autoconsumo fotovoltaico se incentivará en las zonas del sur de Europa.

Una nueva industria requiere de gran cantidad de energía: la industria del conocimiento, de la inteligencia artificial, de los servidores masivos, de la información en la nube, del Blockchain, del big data, en resumen la principal industria del futuro.

Al igual que un país como Dubái que gracias a la energía se ha convertido en un referente mundial de desarrollo, en la revolución fotovoltaica muchas regiones del mundo van a tener una oportunidad de crecer y desarrollarse. En el sur de Europa se dan todas las condiciones para que las regiones hasta ahora más desfavorecidas puedan participar de esta mina inagotable de recursos energéticos.

Las administraciones europeas, nacionales y regionales deben incentivar las inversiones en energías renovables, principalmente la fotovoltaica.

Aprovechamos estas fechas para desear desde AleaSoft un próspero 2019 a nuestros amigos y colegas del sector de la energía.

Fuente: Antonio Delgado Rigal, Director General de AleaSoft.