“Hay que pensar en los errores que se han cometido por exceso de regulación”

Share

Aleasoft realiza predicciones de la demanda, la producción y el precio en el mercado eléctrico europeo. Todas las predicciones las hace a corto, medio y largo plazo. ¿Cree que hay algo que deberíamos aprender de Europa?

Afortunadamente, Europa es un continente integrado con un mercado eléctrico común y con un conjunto unificado de normas y regulaciones de obligatorio cumplimiento. Eso es una ventaja para evitar demasiadas iniciativas de los gobiernos que, a la larga, puedan afectar el mercado eléctrico común o sean objeto de sanciones por considerarse ayudas encubiertas. La norma básica es la liberalización de los mercados, mercados estables y transparentes, además de la libre competencia.

¿Con qué perfil de cliente suele trabajar Aleasoft? 

En AleaSoft trabajamos para todos los agentes que intervienen en el sector de la energía: desde los Operadores del Sistema (TSOs), Utilities, traders, comercializadoras, grandes consumidores, todo tipo de generadores en las industrias de la electricidad, promotores de parques eólicos y solares, y además con entidades bancarias y fondos de inversión.

En estos momentos, el auge de los PPAs está planteando una revolución en la expansión de la producción fotovoltaica en Europa. Estamos ya trabajando más allá del ámbito de las previsiones, aprovechando veinte años de experiencia en el sector eléctrico europeo. Nuestra idea es crear sinergias en Europa entre diferentes actores que participan en un PPA, principalmente los promotores de parques, las comercializadoras y los consumidores, conjuntamente con los bancos y los fondos de inversión.

¿Qué repercusión tendrá la exención del “céntimo verde” y la suspensión durante seis meses del impuesto del 7 % sobre la generación en el precio de la electricidad en el mercado mayorista? ¿Qué previsiones hay para 2019?

Cuando se aprobó la exención del Impuesto Especial sobre Hidrocarburos y se suspendió el impuesto del 7 % sobre la generación, en este caso por seis meses, el precio de mercado bajó en torno a un 5 % y un 6 %, aunque es un efecto difícil de calcular porque está embebido dentro de otros muchos factores que afectan el precio de la electricidad. A partir del 1 de abril el precio del mercado eléctrico volverá a subir en torno a un 4 % o 5 %, aunque esperamos que el Gobierno derogue definitivamente ese impuesto que perjudica a los generadores y a los consumidores españoles frente a sus competidores europeos.

Para el año 2019, las previsiones de precios están por encima de los 60 euros/MWh si se mantienen las condiciones externas actuales relacionadas con los combustibles y el CO2.

¿Qué influencia ha tenido el incremento del precio del COen el mercado europeo sobre los precios de la electricidad? ¿Cree que si se mantuviera el precio del COal alza se aceleraría el cambio del modelo energético?

El incremento del precio del COha influenciado directamente al alza los precios de la electricidad. Los altos precios de la electricidad actuales son un input que favorece la inversión en energías renovables pero también desaceleran la economía.

El incremento del precio del COdel que hemos hablado antes y otras medidas como el impuesto al diésel generan controversias. Acelerar la transición hacia energías o procesos más limpios es, indudablemente, beneficioso para el medioambiente pero podría influir negativamente en la industria. ¿Cuál cree que sería la transformación adecuada del modelo energético?

La transformación adecuada en este proceso complejo está basada en no tener prisas y cambiar las reglas lo menos posible. Pensar a largo plazo teniendo en cuenta los equilibrios de mercado. Hay que pensar en los errores que se han cometido por exceso de regulación.

Los agentes que regulan el precio del COdeben tener en cuenta el daño que provocan a la economía europea con un precio demasiado alto.

El impuesto al diésel o la mención de acabar con la fabricación de motores contaminantes en el futuro crea un caos en el sector del transporte terrestre. En España y el resto de Europa, la fabricación de coches tiene un gran peso en el PIB. Si el coche eléctrico es el futuro, vamos a incentivar la fabricación y la compra con bonificaciones y creando además puntos de recargas que a su vez sean rentables para los que los que los instalen.

Refrán popular: Más vale medir y “remedir”, que cortar y arrepentir.

El sector renovable ve con muy buenos ojos los compromisos del Gobierno con la transición ecológica. ¿Cree que hay aspectos importantes que el Gobierno no está tratando, o que debería enfocarlos de otro modo? 

Por nuestras conversaciones con promotores de parques, bancos y fondos de inversión, el principal problema está en el exceso de regulación y el celo del Gobierno por intentar que bajen los precios. El mercado eléctrico es una herramienta para obtener un precio de equilibrio entre oferta y demanda. Si el Gobierno habla de cambiar el mercado por algo desconocido, regulado, eso realmente no ayuda a las inversiones, que ahora son más necesarias que nunca.

¿Influirán la eficiencia energética y el aumento de generación renovable en el precio de la electricidad? ¿Afectará el cierre de centrales nucleares y térmicas de carbón al pool en España?

En el futuro hay factores que propiciarán que disminuya la demanda eléctrica, como es el caso de la eficiencia energética, pero hay otros factores que harán que aumente el consumo eléctrico, como es el caso de los coches eléctricos y otros nuevos usos de la electricidad o como sustituto del gas doméstico e industrial.

El cierre de centrales nucleares y térmicas de carbón generará una gran necesidad de producción con energías renovables.

A pesar de estos nuevos eventos que están revolucionando el sector de la energía en Europa, en AleaSoft consideramos que el equilibrio de mercado entre oferta y demanda se va a mantener y que los precios medios de los próximos 20 años van a estar en torno a los 50 euros/MWh.

La introducción de grandes cantidades de parques de generación con fuentes renovables no va a ser fácil. Está la dificultad de la financiación y está la dificultad de encontrar contrapartes en los PPAs. Los grandes consumidores no tienen el hábito de comprar electricidad a largo plazo y los bancos no quieren correr demasiados riesgos. Tenemos además otra dificultad técnica relacionada con los puntos de conexión a la red, que son finitos.

¿Qué piensa del sistema actual de formación de precios de la electricidad?

El mercado actual tiene 20 años y ha funcionado bastante bien. El precio se forma por un equilibrio entre oferta y demanda. Hay veces que el precio ha sido alto, como en estos momentos, debido a factores externos como el precio de los combustibles y el CO2. Otras veces el precio ha sido alto por las sequías que hemos tenido. También ha habido períodos de precios bajos por sobreoferta y precios de los combustibles y COmás bajos. En general ha existido un equilibrio mutuamente beneficioso para productores y consumidores de electricidad.

El mercado actual y futuro necesitará de la producción con ciclos combinados de gas durante muchos años, ya que las energías renovables no son estables durante todo el día y volveremos a tener períodos de sequías prolongados.

El mercado español está integrado dentro del mercado eléctrico europeo, con las mismas reglas. Nuestros generadores eléctricos venden electricidad en toda Europa, al igual que nuestros agentes de mercado consumidores compran electricidad hasta en Polonia. En teoría, si las interconexiones fueran infinitamente grandes en toda Europa, tendríamos un solo precio para cada hora.

Un tema importante relativo al mercado es la estabilidad. Los inversores huyen de los cambios regulatorios y de las incertidumbres de lo nuevo desconocido.

Alcoa anunció a mediados de octubre el cierre de dos plantas de producción de aluminio en España debido al alto coste de la electricidad. ¿Cree que la subida de los precios de la electricidad en Europa podría provocar una desaceleración preocupante de la economía?

Sin duda, las empresas europeas compiten con el resto del mundo. Un precio de electricidad elevado sobre todo en empresas electrointensivas provoca que los productos tengan un mayor coste de producción y no puedan venderse en los mercados internacionales competitivos. Es el caso de Alcoa con la producción de aluminio y por eso anuncia el cierre de dos plantas. Si las plantas de producción no son rentables, cierran y trasladan su producción a otros países con mejores condiciones. Si la electricidad mantiene un alto precio, la desaceleración será un hecho palpable. Además, el alto precio del gas también influye en este proceso de cierres al igual que el alto precio del CO2.