Aleasoft: “El momento de la revolución fotovoltaica en España es ahora”

Share

España y Europa están ahora mismo frente a una revolución. Los objetivos y retos que se han marcado para conseguir alcanzar a tiempo los objetivos medioambientales propuestos por la Unión Europea imponen un estricto calendario de instalación de potencia renovable para lograr las metas de descarbonización en la producción de electricidad. Y, para AleaSoft, España tiene cierta ventaja frente al resto de Europa en un sentido: la Península Ibérica es una mina de oro solar, y la fotovoltaica es la que mejor puede aprovechar ese recurso, como ya afirmó en el V Foro Solar celebrado el 6 y 7 de noviembre por UNEF. Mirando el mapa de la radiación solar incidente en Europa, destaca sobremanera los valores que se obtienen en la mitad sur de la península. Allí, las horas de sol pueden llegar a ser más de dos mil al año, y con tan solo un metro cuadrado de paneles solares se puede producir la electricidad correspondiente a la mitad del consumo de un hogar medio.

Y AleaSoft destaca que el momento para empezar a unirse a esa revolución es ahora, cuando el precio de la tecnología fotovoltaica y sus infraestructuras ya es rentable con los precios de mercado previstos. Hay que tener en cuenta que los puntos de acceso a la red eléctrica de transporte no son infinitos, por lo que hay que aprovechar la oportunidad de entrar en el mercado lo antes posible.

Pero para poder desarrollar los proyectos fotovoltaicos, estos necesitan ser financiables y para ello necesitan unas buenas perspectivas de ingresos que les aseguren recuperar la inversión realizada. Y ahora mismo, para AleaSoft, la herramienta fundamental para conseguirlo son los PPAs. Los PPAs siempre han sido una buena oportunidad para los productores, pero para los consumidores era una opción poco atractiva dado el largo plazo que representan. Pero la energía limpia está creando paradigmas nuevos. El PPA es una oportunidad que tienen los consumidores de comprar en plano y a la vez ser consecuentes con sus objetivos corporativos de responsabilidad con el medio ambiente, además de mejorar su imagen.

Para cerrar un acuerdo PPA, es necesario tener una visión clara del mercado eléctrico dentro del horizonte del contrato y unas previsiones fiables. AleaSoft estima que los valores medios del P50 de los precios en los próximos veinte años serán de 50 euros/MWh, con una banda inferior media de 40 euros/MWh y una superior de 60 euros/MWh. Estos precios son interesantes para todas las tecnologías: eólica, solar, gas, y también para los consumidores de electricidad. La estabilidad en los precios del mercado se autorregula con el equilibrio entre la oferta y la demanda. En los últimos años, el mix de producción eléctrico español ha experimentado grandes cambios en su composición: primero llegaron los ciclos combinados de gas que desplazaron a otras tecnologías, después empezó a entrar la eólica hasta ocupar una fracción considerable de la producción. Y con todos estos cambios el equilibrio se mantuvo y el precio fluctuó, pero siempre alrededor de un precio de equilibrio estable.

Un aspecto que normalmente inquieta a los inversores en renovables, es el temor a que el aumento de producción renovable en el mix del mercado eléctrico haga bajar el precio. Evidentemente, periodos con mucho viento, mucha irradiación solar o muchas precipitaciones harán fluctuar el precio del mercado a la baja. Pero esto será solamente durante algunos periodos, como ocurre actualmente. En el largo plazo, la presión de las renovables que haría bajar el precio, se compensará con el aumento de la demanda, ya que precios más bajos incentivarán el consumo eléctrico. La demanda eléctrica no es rígida, su perfil se adaptará a los nuevos patrones de producción de las renovables. Y ante precios de la electricidad más atractivos, más industrias electrointensivas se instalarían en España, lo que haría aumentar la demanda. Incluso un aumento muy grande de la producción renovable podría hacer que la electricidad desplazara a otros combustibles como el gas en usos industriales y domésticos, y la gasolina y el diésel en el transporte, aumentando nuevamente la demanda de electricidad. Hay que pensar también que cada vez estaremos más interconectados con el resto del continente, con lo que la electricidad fluirá con más libertad entre los mercados buscando siempre la máxima eficiencia, y obteniendo cada vez precios más estables.

Otro incentivo con el que los proyectos renovables deben contar es con los certificados verdes de garantías de origen, que, según AleaSoft, aumentarán su valor en el mercado por la necesidad de industrias y empresas de consumir electricidad de origen 100% renovable para cumplir sus compromisos medioambientales.

La bajada de precio de las instalaciones fotovoltaicas ha hecho que finalmente esta tecnología ya sea rentable para operar a mercado. Eso traerá una revolución en la producción renovable en España, donde el recurso solar representa una auténtica mina de oro.

Fuente: AleaSoft