La primera planta fotovoltaica de la Subasta de Renovables ya opera bajo el Régimen Retributivo Específico

Share

Se ha cumplido poco más de un año desde que el Ministerio de Energía publicara el resultado de la segunda Subasta de Energías Renovables. Se adjudicaron 3.909 MWp de tecnología fotovoltaica, y un total de 8.000 MW de energías renovables.

Seis meses después de la publicación, Alba Renova conectó la primera instalación fotovoltaica de la Subasta y comenzó la venta de su energía a Pool, abriendo un nuevo camino en España para la conexión a red. En el momento de la puesta en marcha, febrero de 2018, todavía, no era posible completar el procedimiento de la subasta, dada la limitación de la propia subasta de no poder tramitar el “Hito 2” hasta el mes de abril.

Los procedimientos administrativos para la legalización de fotovoltaicas conectadas a red no habían sido utilizados durante los últimos 6 años, desde que el Gobierno estableciera la moratoria para instalaciones Renovables mediante el RDL 1/2012, por lo que la tramitación ha sido muy “laboriosa” en la Administración.

La subasta determinó un precio base de 32 €/MWh, aunque, según informa Alba Renova, la energía se está vendiendo a un precio que, prácticamente, duplica esa cantidad. La venta de energía es gestionada y optimizada en cada periodo en base a la demanda del Mercado.

La planta, ubicada en Navarra, supone el primero de los 4.000 MW fotovoltaicos que se ejecutarán con anterioridad a 2020.

Las tasas de rentabilidad de la fotovoltaica no solo hacen interesantes las macro-plantas: los huertos solares convencionales, de tamaño inferior a 10 MW, que se conectarán a las Redes de Distribución y abastecerán a centros de consumo cercanos, resultan igualmente atractivos y, además, crean un modelo distribuido en la propiedad de las plantas de generación que se encuentran al alcance de diferentes perfiles de inversores, y no solo de las grandes empresas y fondos de inversión.