Suiza rechaza apoyar la industria solar nacional mientras que Austria ofrece incentivos para proyectos con módulos europeos

Share

De pv magazine Alemania: Suiza y Austria

 

Los Gobiernos de Suiza y Austria han aprobado recientemente medidas prácticamente opuestas: En Austria se ha decidido introducir una bonificación “Made in Europe” para proyectos fotovoltaicos de más de 35 kW con módulos solares fabricados en Europa. “La decisión del Gobierno refuerza la creación de empleo y apoya la transición energética”, afirmaron en un comunicado el vicecanciller Werner Kogler, la ministra de Protección del Clima, Leonore Gewessler, y el ministro de Economía, Martin Kocher.

La asociación solar del país, PV Austria acogió con satisfacción la nueva medida. “Quien realmente quiera reforzar las tecnologías medioambientales europeas debe ofrecer también los incentivos adecuados a la inversión”, declaró el vicecanciller austriaco Werner Kogler. “Por eso el principio “Made in Europe” debe ser una parte clave de la cultura de financiación de Austria”.

No obstante, Fronius, fabricante austriaco de inversores solares, anunció la semana pasada que prevé suprimir 350 puestos de trabajo. Otras empresas del sector también sufren la fuerte presión competitiva de China.

El Gobierno suizo, por su parte, presentó el viernes un informe titulado “Contribuciones de Suiza al desarrollo de una industria solar europea”, en respuesta a una solicitud realizada hace casi exactamente tres años

Si bien se reconoce la gran dependencia de Suiza y de todos los demás países de la industria solar china, el informe también señala que la expansión fotovoltaica de Suiza se está beneficiando “de precios favorables provocados por un exceso masivo de oferta en el mercado europeo”; el país está experimentando un rápido aumento de nuevas instalaciones. Las subvenciones para establecer una producción nacional de módulos “resultarían caras en un entorno así”, afirma el informe, y al mismo tiempo “no cabe esperar una reducción relevante de las dependencias, ya que los productores suizos de módulos fotovoltaicos dependerían de materias primas procedentes del extranjero”. También hay que tener en cuenta que “a diferencia de bienes esenciales como alimentos o medicinas”, los módulos solares no tienen por qué estar disponibles en todo momento. No obstante, es importante para la expansión a medio y largo plazo “protegerse contra cualquier riesgo de una posible escasez de la tecnología”.

La contribución de Suiza en este ámbito se centra sobre todo en la investigación y el desarrollo, tanto básicos como orientados a la aplicación. El país invierte aquí una “cantidad comparativamente grande”. Además, esta investigación tiene un fuerte enfoque internacional, y casi la mitad de los fondos concedidos se destinan a proyectos europeos.

En septiembre del año pasado, el grupo parlamentario de los Verdes en el Consejo Nacional pidió un “Green Deal para la industria solar suiza”, en alusión al plan de política industrial de la UE. El Consejo Federal declaró en noviembre que había decidido “prescindir de las correspondientes medidas de política industrial” y se pronunció a favor de rechazar la moción de los Verdes. Sin embargo, el pasado otoño, el Parlamento se pronunció a favor de apoyar la industria metalúrgica nacional, que tuvo que hacer frente a la competencia, muy beneficiada por las subvenciones de la UE.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.