Mérida quiere cubrir el 100% del consumo diurno de su depuradora con 665 módulos fotovoltaicos

Share

El ayuntamiento de Mérida informó que su instalación de la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) consume unos 1,8 millones de kWh anuales. Para mejorar la eficiencia energética de la planta, Aqualia ha instalado 665 módulos fotovoltaicos con una potencia de 360 kW. De acuerdo con el ayuntamiento, esta capacidad permitirá cubrir el 100% del consumo eléctrico durante las horas diurnas, momento en el que la planta trata el 75% del agua total. En concreto, se producirán 500 MW al año.

El alcalde, Rodríguez Osuna ha destacado que la inversión de 350.000 euros en estas mejoras supondrán “que en la hora punta de funcionamiento de los paneles solares, éstos podrán suministrar toda la energía de la planta para tener consumo cero”.

Aqualia informó que los paneles solares cuentan con un sistema de monitorización que permite consultar desde una aplicación en dispositivos electrónicos, todos los datos necesarios. De esta manera, se dispondrá de una actualización inmediata de la información, incluyendo fallos en el sistema, estado de los equipos y comportamiento del consumo, entre otros. Estos datos permitirían mejorar la eficiencia y adaptar los tiempos de funcionamiento de determinados equipos de la depuradora.

El coste de la instalación solar ha sido asumido íntegramente por Aqualia, la gestora del servicio municipal de aguas, y ha ascendido a un total de 350.000 euros. Esta actuación se enmarca en las líneas de trabajo del Plan Estratégico de Aqualia. La compañía anunció el compromiso de lograr en 2030, el uso de un 50% de energía proveniente de fuentes renovables.

El proyecto de las obras de mejora de la planta depuradora, se encuentra a la espera de la aprobación de la Junta. Este supone una inversión de 4.600.000 euros que ya aprobó la administración regional en 2021 para las obras de mejora de la EDAR en Mérida con el objetivo de modernizar y poner a punto unas instalaciones que se encontraban obsoletas desde su puesta en marcha en el año 1996 y que, por el paso del tiempo, han llegado al final de su vida útil.

Esta inversión contempla nuevas infraestructuras para la llegada y bombeo de agua bruta del colector del Polígono El Prado, nuevos equipos para filtración, desinfección y bombeo de agua industrial, además de la instalación eléctrica necesaria para el funcionamiento de todos los procesos y el control y automatización de los equipos.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.