Los altos tipos de interés dificultan la transición a las energías renovables

Share

De pv magazine Estados Unidos

Tras un periodo de tipos de interés históricamente bajos entre 2009 y 2022, los bancos centrales han subido bruscamente los tipos de interés para luchar contra la inflación. El aumento del coste del capital tiene “profundas implicaciones” para las industrias de la energía y los recursos naturales, dijo Wood Mackenzie en un informe publicado recientemente.

La transición a una economía neta cero podría requerir globalmente 75 billones de dólares de inversión para 2050, dijo la firma de investigación. El mayor coste del capital dificulta la transición a tecnologías con bajas emisiones de carbono en términos de coste y ritmo.

Según Wood Mackenzie, la economía ha dejado atrás la “era cero” posterior a la Gran Recesión y es probable que siga así durante “las próximas dos décadas”.

Los miembros de la Reserva Federal de EE.UU. se han hecho eco en los últimos meses de un sentimiento “más alto durante más tiempo” para los tipos de interés. A nivel mundial, las tendencias inflacionistas estructurales, como la reestructuración del comercio mundial, la desglobalización y el énfasis en la deslocalización de la industria y el empleo por encima de la macroeconomía bruta, pueden mantener los tipos elevados durante un tiempo.

“La energía con bajas emisiones de carbono y las tecnologías verdes incipientes, que requieren mucho capital y a menudo dependen de subvenciones, son las más expuestas [a tipos altos]”, señala el informe. “La deuda representa una parte mayor de la estructura de capital de los sectores energéticos con bajas emisiones de carbono”.

Según Wood Mackenzie, el sector del petróleo y el gas, aunque también es muy intensivo en capital, está mucho menos expuesto al coste de la deuda y, por tanto, se ve menos afectado por el entorno de tipos más altos. El apalancamiento, es decir, la relación entre deuda y capital, suele ser mayor en el desarrollo de energías renovables y nuclear que en la minería, el petróleo y el gas.

“La deuda procedente de bonos y financiación de proyectos, garantizada por acuerdos de compra de energía a largo plazo, se ha utilizado para financiar el rápido crecimiento de las energías renovables”, afirma Wood Mackenzie. “Aunque las empresas eléctricas y de energías renovables tienen un mayor apalancamiento, se comparan favorablemente con otros grupos similares en términos de coste de la deuda”.

Las inversiones en energías renovables tienen una mayor certidumbre de precios que sus homólogas de petróleo y gas, lo que las convierte en una inversión menos arriesgada y permite reducir los costes de endeudamiento. Además, según Ernst and Young, el coste nivelado de la electricidad (LCOE) de la energía solar de nueva construcción es ahora un 29% inferior al de cualquier alternativa de combustibles fósiles. Dado que los precios de los módulos solares siguen cayendo a mínimos históricos, esta fuente de electricidad previsible y de bajo coste puede ser un poderoso combatiente a largo plazo de las presiones inflacionistas.

Según Wood Mackenzie, los tipos de interés han reducido esta ventaja del LCOE. En su análisis, un aumento de los tipos de interés de dos puntos porcentuales supone un incremento del coste total de propiedad del 20% para las energías renovables y del 11% para una central de turbina de gas de ciclo combinado. A pesar de ello, Wood Mackenzie afirma que las energías renovables tienen ventaja en el LCOE, incluso sin subvenciones.

Aunque es difícil valorar en dólares el coste de los daños causados por el cambio climático y lo que una transición a emisiones netas cero supondría para mitigarlos, un informe del Instituto Potsdam de Berlín ha evaluado los costes anuales relacionados con el clima en 38 billones de dólares al año de aquí a 2050. A la vista de estos costes, el precio global de 75 billones de dólares para la transición de la economía mundial a emisiones netas cero parece más apetecible.

Aunque la industria del petróleo y el gas se ve menos afectada por la subida de los tipos de interés, y los gigantes del petróleo han reducido su deuda de forma significativa entre 2020 y 2023, Wood Mackenzie afirma que la disponibilidad de financiación podría plantear problemas a la industria de los combustibles fósiles. Las preocupaciones medioambientales, sociales y de gobernanza están contribuyendo a que la lista de prestamistas sea cada vez más reducida, señaló.

Wood Mackenzie afirma que los gobiernos deberían seguir subvencionando la transición energética para fomentar la inversión, a pesar del aumento de la deuda y de los costes del servicio de la deuda. Recomienda una estrategia centrada en una subvención eficaz y no discriminatoria, un refuerzo de los mercados mundiales del carbono y la movilización de la financiación climática.

“Los responsables políticos deben actuar para contrarrestar los vientos en contra de los tipos de interés. La eliminación de obstáculos como la lentitud en la concesión de permisos y la aprobación de proyectos, y la oferta de incentivos claros, coherentes y sostenidos apoyarán las tecnologías de baja emisión de carbono que están naciendo”, afirmó Wood Makenzie. “También es esencial reforzar los mercados mundiales del carbono, maximizar la eficiencia de las subvenciones y movilizar la financiación verde. Un entorno de tipos de interés más altos podría ser lo que hace falta para que los responsables políticos entren en acción”.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.

Popular content

Fabricantes de inversores: FIMER busca comprador y Fronius elimina 650 puestos de trabajo
19 julio 2024 Las ofertas vinculantes para hacerse con el fabricante italiano Firmer deberán presentarse antes del 15 de octubre de 2024. Por su parte, la empresa a...