Los efectos en las energías renovables de la crisis ruso-ucraniana

Share

 

De la revista pv magazine 05/2022

 

Mientras continúa la invasión de Ucrania, los gobiernos de toda Europa tratan de romper los lazos con la energía rusa. Ahora más que nunca se necesita nueva capacidad de energías renovables.

Una encuesta realizada por el proveedor estadounidense de infraestructuras de transacciones de renovables LevelTen mostró que más del 30% de los promotores de Europa están redoblando esfuerzos en los países en los que ya están presentes, mientras que menos del 9% está reduciendo la inversión a la luz de la guerra entre Rusia y Ucrania. Sin embargo, la proximidad del conflicto actúa como elemento disuasorio para algunos.

«Lo que estamos viendo es que algunos desarrolladores son un poco tímidos a la hora de realizar inversiones en los países fronterizos con Ucrania y Rusia», afirma Frederico Carita, director de servicios para desarrolladores de LevelTen. «Pero algunos desarrolladores están diciendo que hay que hacer negocios, esto depende del perfil de riesgo de la empresa y del propio país». La clave es si los desarrolladores son nuevos en una región o no.

Según LevelTen, la guerra ha disparado los precios de los PPA en Europa. El mercado polaco es especialmente interesante debido a su sistema de subastas, que permite a los promotores pujar por volumen y dejar la exposición a precios comerciales y/o de PPA muy elevados. La última subasta, celebrada en diciembre, asignó 870 MW de energía solar y el nuevo año empezó con buen pie.

«Ahora, el sector fotovoltaico en Polonia se enfrenta a nuevos retos», afirma Ewa Mageira, presidenta de la Asociación Polaca de Fotovoltaica. «Estamos recibiendo señales que sugieren problemas con la ejecución puntual de los proyectos. Muchos ucranianos empleados en el sector fotovoltaico están volviendo a su tierra para tomar las armas».

Según Mageira, es probable que muchos ganadores de las subastas no cumplan el plazo para la primera generación de energía de las nuevas instalaciones. Afortunadamente, se están negociando modificaciones para permitir una prórroga de 24 a 33 meses, equiparando la energía solar a las instalaciones eólicas. Las energías renovables se verán favorecidas por las sanciones rusas, pero tanto Polonia como Hungría buscan formas de aumentar la producción nacional de energía basada en el carbón.

 

Hungría se reinicia

Hungría ha roto filas con la UE y ha rechazado las sanciones energéticas contra Moscú. Sin embargo, en marzo se conoció la buena noticia de que el organismo regulador de la energía del país pretendía adquirir unos 864 GWh de energías renovables.

Sin embargo, según el especialista húngaro en energías renovables Ferenc Kis, la respuesta fue tibia, ya que sólo se presentaron 20 proyectos, frente a las más de 200 ofertas de 2020 y 2021, y a las capacidades cinco veces superiores a las solicitadas. Se invirtió la tendencia a la baja de los precios.

«Hay numerosas razones detrás de esto, y dudaría en relacionarlas con la guerra de Ucrania», dice Kis. En cambio, señala que ésta es la primera subasta en Hungría que exige un componente de almacenamiento en baterías con una capacidad del 10% de la unidad de producción de energía prevista. «Al mismo tiempo, los gestores de redes de distribución (DSO) introdujeron un esquema de bonos de licitación más regulado y probablemente más transparente, y los primeros anuncios de contratos PPA corporativos a escala de MW han señalado que el siguiente capítulo del mercado solar está comenzando».

En Hungría, Photon Energy, con sede en los Países Bajos, acaba de poner en marcha la primera planta comercial. El promotor ya tiene planes para nuevos proyectos comerciales en sus principales mercados europeos: Rumanía, Hungría y Polonia, y a pesar de la guerra, el negocio sigue adelante.

«Hasta ahora, no podemos ver un impacto directo en nuestro trabajo, sin embargo podemos ver que el reciente aumento de los precios de las materias primas se refleja en nuestro coste de inversión, pero esto ya se observaba antes de la guerra», dice Martin Kysly, portavoz de la empresa.

 

Optimismo rumano

En Rumanía, la guerra de Ucrania parece haber tenido poco impacto en el sector solar. «Al contrario, diría que la confianza de los inversores ha aumentado ligeramente, ya que todo el mundo se ha dado cuenta de que Rumanía debe invertir en renovables lo antes posible», afirma Mihai Balan, director ejecutivo de la Asociación de la Industria Fotovoltaica Rumana.

Balan señala que las expectativas anteriores de añadir al menos 3 GW de renovables para 2026, con la energía solar en torno a 2 GW, parecen ahora conservadoras. El motivo de este optimismo es una combinación de acontecimientos positivos recientes, como la eliminación de la prohibición de los PPA después de casi 10 años, la compensación cuantitativa 1:1 para los prosumidores con instalaciones de hasta 200 kW, y la primera licitación de energías renovables del país para el despliegue de 950 MW de capacidad.

«Creemos que más del 65% de esta capacidad provendrá de la energía solar, debido a su menor tiempo de despliegue y dada la obligación de que estos proyectos estén conectados a la red en 2024», afirma Balan.

Mientras tanto, nada ha cambiado en el campo, según Balan, y la industria está en camino de traer los primeros 100 MW de energía solar este año, lo que incluirá los primeros proyectos fotovoltaicos a escala comercial en Rumanía en siete u ocho años.

A principios de abril, el fabricante estadounidense de electrónica de potencia Enphase confirmó sus planes de empezar a producir microinversores en Timisoara a partir del primer trimestre de 2023.

Preocupación por el suministro

Mientras tanto, en la vecina Moldavia, el apetito por la energía solar sigue creciendo. A principios de abril, el regulador energético lanzó una subasta para desplegar 230 MW de proyectos de energía renovable a gran escala, incluidos 70 MW de energía solar.

«Esta vez vimos un enorme interés, sobre todo en la energía fotovoltaica montada en el suelo, que se asignó en cuestión de horas», dice Vitali Zveaghintev, fundador de Zaw Energy Srl. Sin embargo, la mayoría de los promotores de Moldavia quieren construir instalaciones solares al margen de los planes de ayuda.

Según el analista de política energética moldavo Sergiu Tofilat, hay muchos empresarios en el país dispuestos a invertir en energías renovables, pero sus principales preocupaciones no están relacionadas con la guerra de Ucrania.

«Los promotores están más preocupados por algunas lagunas legislativas que tenemos aquí. Por ejemplo, nuestro TSO ha concedido autorizaciones para más de 1 GW, que es más que el consumo máximo de Moldavia. La mayoría de los que han recibido autorizaciones no tienen previsto construir ningún proyecto, sino que sólo quieren revenderlos». Zveaghintev confirma que el interés por las energías renovables ha aumentado por la subida de los precios de la electricidad y el gas. Pero también explica los problemas a los que se enfrentan los promotores, como la interrupción del suministro de estructuras metálicas de soporte y equipos de alta tensión desde Ucrania.

«El hecho de que no lleguen barcos de carga al Mar Negro es un gran problema y todas las entregas que recibíamos a través del puerto de Odesa se dirigen ahora a Grecia, Holanda o Turquía en camiones. Esto no solo nos afecta a nosotros como EPC, sino también a los posibles inversores», afirma Zveaghintev.

 

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.