Récord mundial de eficiencia del 25,54% para una célula comercial de silicio, y sin plata

Share

La start-up de tecnología solar SunDrive, con sede en Sídney, ha dado un vuelco al statu quo al desarrollar una célula solar fotovoltaica sin plata y, al mismo tiempo, elevar el récord mundial de eficiencia de una célula solar de silicio de tamaño comercial al 25,54%.

SunDrive comunicó el jueves por la noche que había recibido una notificación oficial del Instituto de Investigación de la Energía Solar (ISFH) de Alemania en la que se confirmaba que había establecido un récord mundial de eficiencia en la conversión de la luz solar en electricidad con sus células solares.

«SunDrive ha establecido oficialmente un nuevo récord mundial para una célula solar de silicio de tamaño comercial», publicó la empresa en las redes sociales. «Un hito que enorgullece al equipo que ha trabajado increíblemente duro para conseguirlo».

 

Imagen: Imagen: Sundrive

 

El resultado supone una importante sacudida para el sector, ya que los fabricantes de células solares con sede en China han encabezado los récords de eficiencia en los últimos años. El gigante Longi Solar ostentaba la anterior marca máxima de una célula solar monocristalina de heterounión (HJT) de tamaño comercial, al lograr un 25,26% durante las pruebas realizadas en el ISFH a principios de este año.

Mientras SunDrive celebraba el récord mundial, la tecnología de la empresa -que sustituye la costosa plata utilizada en las células solares convencionales por cobre, más barato y abundante- podría tener mayores ramificaciones, y reducir potencialmente el coste de fabricación de los paneles solares fotovoltaicos.

La plata es un componente esencial de los paneles solares actuales. Se calcula que la fabricación de paneles solares representa alrededor del 20% del consumo anual de este metal precioso en el mundo, y se espera que el volumen aumente considerablemente, ya que la próxima generación de células de alta eficiencia que se está desarrollando actualmente requiere hasta tres veces más plata que sus antecesoras.

La solución de SunDrive, desarrollada por su director ejecutivo, Vince Allen, durante su doctorado en la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Sídney, ha sido sustituir el metal precioso por el cobre. El cobre no tiene las mismas propiedades altamente conductoras que la plata y no se adhiere bien a la superficie de la célula solar, pero Allen -que fundó SunDrive en 2015 junto con su antiguo compañero de piso David Hu- ha encontrado una solución. Y una mucho más asequible.

«Lo que pasa con el cobre es que es muy abundante y suele ser unas 100 veces más barato que la plata», explicó Allen.

Dijo que encontrar materiales más asequibles y abundantes se perfila como un escollo para la industria solar si quiere crecer como se prevé.

«Estamos en las primeras etapas de lo que puede ser la industria, pues solo el 3% de la electricidad mundial procedente de la energía solar», dijo. «Si queremos llegar al 50, 60, 70% y más, vamos a necesitar muchas más células solares y eso es un reto enorme».

Allen ha dicho anteriormente que el objetivo de SunDrive es producir las células localmente. Es optimista y cree que pueden competir con los grandes fabricantes de energía solar de Asia, sin dejar de proteger su propiedad intelectual.

«La industria actual se encuentra en un punto en el que los costes del terreno y de la mano de obra son cada vez menos significativos en el coste total de la fabricación… obviamente, esto significa que necesitamos al menos igualar ese nivel de automatización y rendimiento, pero vemos la oportunidad de hacerlo en Australia», dijo.

Hu ha dicho que el objetivo inicial de la empresa era el de instalaciones sobre cubierta, ya que cree que es el lugar ideal para que la tecnología de SunDrive entre en el mercado. El espacio limitado permite que las células solares más eficientes brillen más, produciendo más energía por cada metro cuadrado, explicó.

La empresa ya ha atraído el apoyo de la industria, y la Agencia Australiana de Energías Renovables ha aportado 3 millones de dólares australianos (2,2 millones de dólares) de financiación para ayudar a ampliar su proceso de fabricación. Mike Cannon-Brookes, una de las personas más ricas de Australia, ha respaldado la empresa a través de Grok Ventures. El fondo de capital riesgo Blackbird también ha prestado su apoyo, mientras que el antiguo director general de Suntech, Shi Zhengrong, fue el primer inversor de SunDrive.

 

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.