Cataluña no avanza con la transición energética pero sí en autoconsumo

Share

 

La generación eléctrica renovable creció en Cataluña en 4,09 MW el pasado año, muy lejos del objetivo de alcanzar los 360 MW (290 en solar fotovoltaica y 90 MW en eólica) establecido por el Observatorio de las Energías Renovables de Cataluña (OBERCat) siguiendo las previsiones del Gobierno.

Así lo revela el Informe de Situación 2020 presentado este martes por OBERCat, organismo al que pertenece UNEFCat. La principal conclusión del estudio es que la transición ecológica no avanza al ritmo esperado en la comunidad catalana debido al impacto de la Covid-19. Para el año 2021, el Observatorio había estimado que la producción de electricidad verde alcanzaría los 600 MW en fotovoltaica y los 400 MW en eólica, cifras ahora «imposibles de lograr y que constatan el retraso de la comunidad en la transición energética», señalan desde OBERCat.

No obstante, se señala el avance del autoconsumo fotovoltaico, que durante el año pasado sumó 47,9 MW de potencia instalada y unas 2.022 instalaciones de autogeneración nuevas, datos que convierten a Cataluña en una de las comunidades autónomas más dinámicas en este ámbito.

En 2020, la comunidad cubrió con recursos propios (agua, viento, sol, biomasa, biogás y residuos) el 19,6 % de la demanda eléctrica (un 3,7 % más que en 2019), mientras que el 80,4 % de la energía provino de recursos ajenos (energía nuclear, combustibles fósiles y electricidad importada).

Además, destaca el informe, la demanda eléctrica cayó en Cataluña en 2020 un 6,5 % respecto a 2019 a causa de la reducción de la actividad social y económica provocada por la pandemia. Esta demanda fue cubierta, principalmente, por fuentes nucleares, seguida de los ciclos combinados, que aportaron el 11,8 %, casi un 40 % menos que el año anterior.

En tercer lugar, la hidráulica cubrió un 11,6 % de la demanda total, un 47 % más que en 2019. En cuanto a las otras fuentes renovables, la eólica representó el 5,7 %, un 16,3 % menos que el año anterior y la fotovoltaica un 0,86 %, un 7,7% menos que en 2019.

Los miembros del Observatorio de las energías renovables de Cataluña, además del informe, han redactado un documento de posicionamiento que han hecho llegar a los máximos responsables del Gobierno en el despliegue de las energías renovables y al presidente, donde constatan que sin una participación directa del sector en el proceso de definición de las políticas y de los modelos de transición energética, así como en su materialización, no será posible hacerla efectiva.

Para el Observatorio, la situación de emergencia climática es tan grave como indiscutible, y señala el consenso global sobre el hecho que la generación de energías renovables es imprescindible en cualquier estrategia de lucha contra el cambio climático.

Así mismo, consideran que es peligroso focalizar los objetivos de implantación de energías renovables en el horizonte del año 2050 y que es imprescindible priorizar los objetivos de 2030, estableciendo hitos claros de implantación de renovables de acuerdo con unos objetivos precisos y muy definidos, con el compromiso que Cataluña logre la soberanía energética.

Señalan que sería de una gran irresponsabilidad cualquier actuación, política o administrativa, que ampare o promueva una moratoria a la implantación de renovables en Cataluña, sea directa o de facto. Desde el Observatorio se apunta que cualquier modificación normativa o planificación territorial se tiene que llevar a cabo sin la necesidad de hacer ninguna moratoria.

Desde el Observatorio se apunta que una parada implicará una pérdida de control y de soberanía respecto a los proyectos renovables atendido qué, una parte se agruparán y se tramitarán por vía ministerial desde Madrid, y otras se trasladarán a zonas vecinas del Aragón, como ya está empezando a pasar.

Este contenido está protegido por derechos de autor y no se puede reutilizar. Si desea cooperar con nosotros y desea reutilizar parte de nuestro contenido, contacte: editors@pv-magazine.com.